Presas políticas del castrismo cuentan su historia
La periodista Cary Roque, quien estuvo 16 años presa, señaló que "para hablar del presidido político femenino en Cuba hay que respirar profundamente, no se puede concebir tanta maldad"
Presas políticas del castrismo cuentan su historia
 

Reproduce este artículo

Las mujeres cubanas que han sido prisioneras políticas cuentan sus historias de terror a lo largo de estos 60 años.

Un video publicado este jueves por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) da cuenta de ello.

La periodista Cary Roque, quien estuvo 16 años presa, señaló que "para hablar del presidido político femenino en Cuba hay que respirar profundamente, no se puede concebir tanta maldad".

De acuerdo con su testimonio fueron miles, a lo largo y ancho de todo el país y "todas de un valor incalculable. Lo mismo la que cumplió un año que la que cumplió 20".

También dio declaraciones la economista, Martha Beatriz Roque, actualmente radicada en la isla, que sufrió prisión dos veces, en 1997 y en la fatídica "Primavera Negra" del 2003.

"Sobre esa última estoy todavía en un limbo jurídico que se llama licencia extrapenal", añadió.

En el evento virtual del Instituto Sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos, Christine Fetterhof, directora de programas de la organización, dijo que según cifras del Observatorio Cubano de Derechos Humanos, en lo que va del año ha habido al menos 1,249 detenciones arbitrarias documentadas en Cuba y de esas 367 fueron de mujeres.

El Instituto Sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos lanzó la campaña Cubanas Libres Ya con un sitio web donde recogen las historias de mujeres activistas que fueron prisioneras políticas y de defensoras de derechos humanos excarceladas o actualmente hostigadas por el gobierno a causa de su activismo político.

Un caso preocupante actualmente es el de la opositora Keililly de la Mora, condenada a un año y seis meses de cárcel en la prisión mixta Sabana Miguel en la ciudad de Cienfuegos.

Allí ha realizado huelgas de hambre y atentado contra su vida.

Es la segunda ocasión que ella sufre encarcelamiento, pues en 2019 fue condenada a 10 meses de privación de libertad y recluida en el mismo centro penitenciario.