Otro invento castrista: “novedosa” tecnología para hacer dulce de leche

En Cuba no hay comida, sin embargo sus investigadores dedican estudios a lograr estabilidad en el dulce de leche en barra, pero ¿hay leche para eso?
Otro invento castrista: “novedosa” tecnología para hacer dulce de leche
 

Reproduce este artículo

Cuba es un país donde todo escasea, pero donde se “inventa” mucho incluso con aquello que escasea. El nuevo invento es una “novedosa” tecnología que logra que el dulce de leche en barra, comercializado en Granma, sea más estable y los consumidores no lo devuelvan. Dicen que antes del estudio se llenaba de hongos.

Por surrealista que parezca  el periódico estatal La Demajagua dice que venden dulce de leche en barra en los mercados ideales granmenses. ¿Existe ese dulce en país donde el régimen retira la leche a los niños de siete años?, pues parece que sí.

Adriana Rodríguez Rodríguez demostró en su tesis de maestría que con un conservante químico el mencionado dulce puede soportar temperaturas de hasta 34 grados y no desarrollar hongos. Rodríguez Rodríguez es trabajadora de la empresa de productos lácteos Granlac y graduada de Medicina veterinaria.

El análisis desarrollado por la investigadora evalúo la estabilidad físico químico y microbiológica del dulce de leche saborizado en barra. Según el medio del régimen la tesis “corroboró que el dulce de leche en barra presentaba afectaciones microbiológicas antes de los siete días de garantía, conservado a temperatura ambiente, deteriorándose los parámetros de calidad del producto”.

“Durante dos años estudiamos la venta de este producto en el mercado, demostrándose que la temperatura y la humedad, propiciaban la formación de hongos y levadura.

 “Posteriormente realizamos un estudio preliminar con el uso de ocho conservantes, demostrándose que el sorbato de potasio, a una concentración de 0.11 por ciento, resultó ser el más eficiente para la elaboración del dulce saborizado, otorgándole una estabilidad por 30 días a temperatura ambiente”, contó la investigadora

Con posterioridad el Instituto de investigaciones de la industria alimenticia, en La Habana, aprobó el empleo de sorbato de potasio como conservante. Además resultados microbiológicos aportados por la Empresa Laboratorio farmacéutico líquidos orales (Medilip) comprobaron su uso.

La Demajagua explica que el mercado actual exige productos alimenticios inocuos; pero en la Isla lo primero es tener productos y no desgastar a los científicos en estudios que serán luego desechados en alguna biblioteca polvorienta de alguna universidad. 

Pero los inventos no terminan acá, en octubre del presente año el castrismo patentó una máquina para elaborar pan de yuca. Con esta innovación quizás para el próximo siglo se llenan las panaderías puesto que hoy están desiertas por la ausencia de harina. Desde el 2018 la producción de pan ha sufrido afectaciones a lo largo de la Isla por la carencia de materias primas para su elaboración. 

Sin embargo, la maravilla mayor del régimen en medio de la crisis económica que atraviesa el país ha sido la “croqueta láctea”. Un producto devenido en exquisitez nacional y cuyo ingrediente principal es la leche, aunque también incorpora queso y grasa vegetal.

Esta última es un invento pinareño, así que saque usted sus propias conclusiones…