Liberan a adolescente cubana condenada a 8 meses de cárcel por presenciar las protestas

Al igual que Anyelo Troya y otros de los condenados por presenciar o participar de las protestas del 11J, Gabriela Zequeira fue puesta en libertad mientras transcurre su proceso de apelación
Gabriela Zequeira Hernández, de 17 años, al ser liberada y encontrarse con su familia
 

Reproduce este artículo

La adolescente cubana Gabriela Zequeira Hernández, estudiante de 17 años condenada a ocho meses de cárcel por presenciar las protestas del pasado 11 de julio, fue liberada en la noche de este sábado mientras transcurre su proceso de apelación.

De la liberación han dado cuenta familiares, amigos, periodistas independientes y activistas a través de las redes sociales, donde varios informan que el régimen está liberando a varios de los encarcelados y condenados a raíz de las manifestaciones que sacudieron la isla dos semanas atrás.

“A esta hora de la noche fue liberada mi prima, (encarcelada) desde el día 11J. Le doy gracias a Dios y a todas las personas que estuvieron apoyando esta causa. Gracias, un millón de gracias. Esta foto háganla pública para que el mundo vea que mi prima es libre. Gracias diosito”, escribió en su perfil de Facebook Dayron Hernández, familiar de Zequeira.

De acuerdo con reportes de medios independientes, la estudiante fue puesta en libertad poco después de las 12 de la noche. A la familia le informaron en la tarde que sería liberada, pero la hicieron esperar horas para que pudieran encontrarse con Zequeira.

Zequeira cursaba el segundo año de Contabilidad. Su vida dio un vuelco el 11 de julio, cuando la detuvieron en las protestas antigubernamentales que estallaron en decenas de localidades de Cuba.

“Mi familia es una familia unida, y más ahora con la injusticia que cometieron con ella… Gabriela no tiró ni una piedra ni nada. ¿Tú me entiendes?”, dijo Hernández, un joven habanero de 28 años y masón, a raíz de la detención y enjuiciamiento de su prima.

Después de más de 10 días en vilo, “de espera y esperanza” en que saldría absuelta, la familia conoció que a la menor la sentenciaron el 22 de julio a ocho meses de prisión, en el Tribunal del municipio "10 de Octubre". La madre solo pudo tener contacto con ella tras el juicio. Luego, otra vez el silencio.

“Hasta ahora de mi prima no se sabe nada. Cuando se terminó el juicio a la sala dejaron entrar nada más a mi tía. Y desde ahí no se ha sabido ni para qué prisión se la llevaron”, refirió Hernández a ADN Cuba.

En su perfil de Facebook, Hernández explotó contra “esta dictadura” y dijo que no entiende “dónde están los derechos humanos en este país”. Criticó que, como a su prima, se hayan violado los derechos a otros menores en la isla, personas “que para algunas cosas para este gobierno son niños y para otras adultas”.

Gabriela Zequeira Hernández fue arrestada el día que iniciaron las manifestaciones en una zona cercana al monumento de la Virgen del Camino. Según la fuente familiar, la joven salía de una peluquería cuando se topó con “la revuelta”.

“Ella se quedó mirando, normal, nunca nadie había visto eso. Yo tengo 28 años y nunca vi nada así. Como todo el mundo, Gabriela se quedó mirando, pero para ellos [agentes de la policía] eso significa que estaban apoyando al pueblo”.

Dayron Hernández denunció que “la cogieron por los pelos, la bajaron de la moto en la que estaba y se la llevaron a ella y a otro muchachito”.

La legislación penal cubana establece que son imputables los mayores de 16 años, aunque todavía son menores de edad. Además, reconoce un “tratamiento diferenciado” al comisor de un hecho delictivo que se encuentre entre las edades de 18 y 20 años.

La joven estudiante no tiene antecedentes delictivos. Su familia consiguió una carta firmada por profesores de su escuela, quienes dieron fe de que ella es “buena alumna”. Nada de esto importó en la sala judicial de Santa Catalina y Mayía Rodríguez.

Esta semana comenzaron juicios sumarios a los detenidos en las protestas, acusados de los delitos "desorden público" e "instigación a delinquir". Especialistas jurídicos del medio independiente El Toque explican que el procedimiento que están siguiendo “permite juzgar en menos de 20 días a las personas acusadas por delitos cuyo marco sancionador no excede el año de privación de libertad”, y no es necesario que esté presente ni un fiscal ni un abogado.

Esa publicación confirmó con abogados de La Habana, Cienfuegos y Villa Clara, que las autoridades “presionan y amenazan” a los letrados pertenecientes a la Organización Nacional de Bufetes Colectivos (ONBC), única entidad autorizada en Cuba para la representación legal de ciudadanos.

La defensora de Gabriela Hernández, por ejemplo, solo pudo verla poco antes de la vista. “La abogada batalló ahí, pero al final es como una pelea de león pa´ mono. El león siempre va a ganar por muy guapo que sea el mono. A la abogada antes de empezar el juicio la llamaron y hablaron con ella, y ya tú sabes… le habrán dicho miles de cosas”, dice el primo de la menor.

Los familiares de Gabriela vieron cómo se desbarató de golpe su futuro. Temen que cargue con el estigma de la prisión, en un país donde hay muy pocas opciones de progreso.

“Mi prima por mucho que se esfuerce no puede trabajar en un lugar bueno. Todas las posibilidades para ella aquí, ahora mismo, se perdieron, por muy buena contadora que ella sea”, lamenta Dayron.

“Solo pido un milagro de Dios para que mi prima salga libre”, concluyó su diálogo con ADN Cuba.

De no proceder favorablemente su apelación, Zequeira sería la primera menor condenada en Cuba por las protestas del 11 de julio. La adolescente Amanda Hernández Celaya, otra de los menores detenidos, fue absuelta tras un juicio exprés el pasado jueves 22 de julio.

Hasta la fecha es la única menor de edad que no ha sido sentenciada a la cárcel tras las protestas.