Luis Manuel Otero: "una inspiración" para Amnistía Internacional

El artista y activista cubano Luis Manuel Otero Alcántara, coordinador del Movimiento San Isidro, ha sido descrito como “una inspiración” para la prestigiosa organización de derechos humanos Amnistía Internacional
Luis Manuel Otero frente al Capitolio de La Habana. Foto: Movimiento San Isidro
 

Reproduce este artículo

El artista y activista cubano Luis Manuel Otero Alcántara, coordinador del Movimiento San Isidro (MSI), ha sido descrito como “una inspiración” para la prestigiosa organización de derechos humanos Amnistía Internacional (AI).

Erika Guevara-Rosas, directora de AI para las Américas, lo definió de esa manera en un emotivo mensaje publicado en Twitter, a propósito de que el cubano arribó este 2 de diciembre a su cumpleaños 33, en medio del acoso y la represión de la Seguridad del Estado.

“Feliz cumpleaños Luis Manuel Otero Alcántara, desde Amnistía te deseamos libertad y justicia en este nuevo ciclo de vida”, expresó Guevara-Rosas.

“Es un regalo verte libre y determinado a seguir defendiendo los derechos humanos y la Justicia. Gracias por ser una inspiración para el movimiento de Amnistía Internacional”, concluyó la directora de AI para las Américas.


La policía política del régimen cubano detuvo arbitrariamente al artista y activista Luis Manuel Otero, y a su pareja la curadora de arte Claudia Genlui, este miércoles 2 de diciembre.

“Luis Manuel durmió ayer aquí, puesto que no había condiciones mínimas en Damas 955 [su vivienda y sede del MSI], y ahora iba a encontrarse con su tío. Justo ayer lo habían soltado y lo único que ha hecho desde entonces es dormir. Parece que en el sueño cometió un nuevo delito. Hoy es su cumpleaños. Continúa el acoso injustificado", denunció el escritor de ficción y periodista Carlos Manuel Álvarez.

Poco después Claudia Genlui informó que fueron liberados, y a Otero las fuerzas de la Seguridad lo llevaron a la “casa de su abuela, pero no le permiten salir”, arbitrariamente.

Antes de su arresto, Claudia Genlui publicó una directa de Facebook en la que se ve la patrulla policial, y al menos a siete personas (entre policías y agentes de la Seguridad del Estado, de civil) sitiando la casa de la reconocida periodista independiente Mónica Baró, donde se había refugiado Otero y permanece Carlos Manuel Álvarez.

Cuando el artista ya era llevado dentro del auto patrullero, Genlui pregunta a las fuerzas del régimen que bloquean la entrada al edificio, si ella puede subir a la vivienda donde estaban los periodistas, pero dos oficiales del Ministerio del Interior se abalanzan sobre ella y la detienen también.

Otero Alcántara es uno de los líderes del Movimiento San Isidro, que se opone al Decreto 349 y exige libertades en Cuba. Integrantes y aliados de este grupo, protagonizaron en las últimas semanas una serie de acciones de protesta pacífica que incluyó huelgas de hambre, siempre bajo constante acoso y represión policial.

Retenido en un hospital por la Seguridad del Estado, luego de varios días de protesta pacífica y huelga de hambre, había sido liberado este martes 1 de diciembre, en la tarde.

Desde que la Policía allanó su casa el 26 de noviembre, donde realizaba la huelga de hambre junto a otros miembros del movimiento, Otero fue secuestrado y no se supo oficialmente de su paradero, aunque otros activistas del Movimiento San Isidro averiguaron que se encontraba “detenido en contra de su voluntad y sin posibilidad de acceso a un teléfono en el Hospital Manuel Fajardo de La Habana”.

El viernes de la semana anterior hubo un inédito plantón frente al Ministerio de Cultura del régimen cubano, realizado en solidaridad con el MSI y para pedir respeto a la libertad de expresión y creación.

Funcionarios de la dictadura se vieron obligados a recibir a una delegación de 32 artistas, intelectuales, activistas y periodistas independientes, y se llegaron a varios acuerdos que el gobierno rápidamente echó por tierra. Desde entonces ha arreciado su campaña de difamación contra quienes piensen diferente a la doctrina castrista.

Sin embargo, los manifestantes han expresado su decisión de regresar a otro encuentro prometido por los funcionarios de la dictadura, por lo que el Ministerio del Interior se ha mantenido acosando y reprimiendo a Otero y otros activistas y artistas.