Identifican a “Rompe huesos”, represor del régimen cubano

El Centro de Información Legal, Cubalex, denunció al “oficial Jorge Luis García” como uno de los represores violentos de las manifestaciones del 11 de julio en Cuba
Identifican a “Rompe huesos”, represor del régimen cubano
 

Reproduce este artículo

El Centro de Información Legal, Cubalex, denunció este martes al “oficial Jorge Luis García” como uno de los represores violentos de las manifestaciones del 11 de julio (11J) en Cuba.

“Este hombre que se muestra en la foto es uno de los principales represores que ha hostigado y golpeado a los manifestantes en Artemisa”, afirmó la organización no gubernamental, que ofrece asesoría legal a víctimas de violaciones de derechos humanos.

Según publicó Cubalex en sus redes sociales, Jorge Luis García es conocido como “rompe huesos” en San José de las Lajas, ciudad capital de la provincia Mayabeque, vecina de Artemisa.

La ONG solicitó “colaboración para recopilar datos sobre este y otros agentes”, por lo que pide a quien conozca “datos sobre las víctimas y actos de represión” e “información sobre otros represores”.

A finales de julio del presenta año, Cubalex expuso al agente de la Seguridad del Estado conocido “Jonathan”, encargado de reprimir a periodistas independientes en La Habana. El miembro de la policía política fue identificado como Carlos Ulloa.

El periodista de investigación y académico José Raúl Gallego, colaborador de Cubalex, al compartir dos imágenes del castrista en Facebook indicó que son de “la misma persona: el represor que se encarga de hostigar, acosar y amenazar, incluso implicando a la familia, a los periodistas Yoe Suárez, Camila Acosta y Waldo Fernández”.


Otros represores cubanos denunciados por víctimas

En agosto, Camila Acosta, reportera de CubaNet y colaboradora del diario español ABC, reveló la identidad de Ernesto Dávila Gallardo, uno de los oficiales de la policía política que participa en la represión de las protestas del 11 de julio.

Acosta alega que el joven teniente de la Seguridad del Estado fue el Instructor Penal a cargo del caso fabricado contra la periodista tras su detención el 12 de julio, por el presunto delito de “desórdenes públicos”.

“El nombre completo se lo descubrí en un descuido suyo durante el primer interrogatorio, mientras firmaba un documento, pues estos agentes nunca se identifican, (…) tratan de mantener el anonimato”, explicó Acosta.

“Ernesto tiene 26 años, y en los interrogatorios me amenazaba con enviarme a prisión por mi trabajo como periodista independiente y por 'contrarrevolucionaria'. Llegó a afirmar, cínicamente, que la Seguridad del Estado hacía con nosotros lo que quisiera, aunque ello no tuviera respaldo legal”.

El periodista cubano Abraham Jiménez Enoa, también identificó al teniente Dávila como el agente que “estaba con la teniente coronel Kenia la última vez que me interrogaron”.

Recientemente el artista visual Hamlet Lavastida, desterrado a Polonia junto con su pareja la escritora Katherine Bisquet tras meses de prisión arbitraria en Cuba, reveló la identidad de dos altos oficiales a cargo de su caso.

El 7 de octubre Lavastida señaló al coronel del Ministerio del Interior (Minint) Víctor Álvarez Valle como uno de los implicados en sus interrogatorios mientras permaneció recluido en Villa Marista, sede de la Seguridad del Estado.

“Él estaba monitoreando personalmente la celda 31 en la que me arrojaron. En una de sus visitas me dijo ‘no dialogamos con el enemigo’, esa fue su respuesta. Sin embargo, no dejaron de interrogarme, parecía ser parte del mismo proceso inquisitorial”, declaró Lavastida en redes sociales.

El 3 de octubre, el artista identificó a su principal represor: el teniente coronel del Minint Francisco Miguel Estrada Portales, quien “estuvo a cargo de todos mis interrogatorios en los cuarteles generales del OEICDCSE (Órgano Especializado de Investigación Criminal de Delitos contra la Seguridad del Estado) localizados en Villa Marista”, declaró.

Estrada Portales es uno de los principales instructores de la Dirección General de Investigación Criminal y Operaciones (DGICO) del Minint. A su cargo han estado importantes casos de actos supuestamente subversivos, corrupción y delitos que el régimen considera estratégicos, como los ataques del “síndrome de La Habana”.