Hamlet Lavastida identifica a otro de sus represores

Según el artista, el coronel Víctor Álvarez Valle, monitoreaba personalmente la celda donde estuvo encerrado durante tres meses.
Represor-Lavastida
 

Reproduce este artículo

El artista cubano Hamlet Lavastida identificó este 7 de octubre a otro de sus represores, el coronel Víctor Álvarez Valle, quien estuvo implicado en sus interrogatorios mientras permaneció en la sede de la Seguridad del Estado.

“Él estaba monitoreando personalmente la celda 31 en la que me arrojaron. En una de sus visitas me dijo ‘no dialogamos con el enemigo’, esa fue su respuesta. Sin embargo, no dejaron de interrogarme, parecía ser parte del mismo proceso inquisitorial”, declaró el joven en redes sociales.

El 3 de octubre, Lavastida identificó a su principal represor durante los tres meses de encierro a los que estuvo sometido en Cuba: el teniente coronel del Ministerio del Interior (Minint) Francisco Miguel Estrada Portales.

“Este es el teniente coronel Francisco Estrada Portales, él estuvo a cargo de todos mis interrogatorios en los cuarteles generales del OEICDCSE (Órgano Especializado de Investigación Criminal de Delitos contra la Seguridad del Estado) localizados en Villa Marista”, declaró.

Estrada Portales es uno de los instructores “estrella” de la Dirección General de Investigación Criminal y Operaciones (DGICO) del Minint. A su cargo han estado importantes investigaciones de actos subversivos, corrupción y delitos que el régimen considera estratégicos, como los ataques acústicos causantes del “síndrome de La Habana”.

Hamlet, condenado a destierro junto a su pareja, la artista Katherine Bisquet, fue liberado el 26 de septiembre luego de permanecer tres meses en prisión. Ese día abordó un avión rumbo a Polonia, donde se encuentra actualmente.

Una fuente familiar aseguró a 14ymedio que la liberación y deportación de los artistas “fue hecho con mucho secretismo por la policía política”.

Lavastida había regresado a Cuba de una residencia artística en Berlín, en la galería Künstlerhaus Bethanien, el 21 de junio y tras el aislamiento sanitario establecido en Cuba para quienes lleguen del exterior fue detenido cinco días después.

A finales de junio, el régimen informó que el joven de 38 años fue apresado porque había “estado incitando y convocando a la realización de acciones de desobediencia civil en la vía pública, utilizando las redes sociales y la influencia directa sobre otros elementos contrarrevolucionarios”.

Bisquet explicó a BBC Mundo que las autoridades basan sus acusaciones en un chat privado donde el artista sugirió marcar billetes con las iniciales de los contestatarios Movimiento San Isidro (MSI) y el grupo 27N.

Javier Larrondo, presidente de la ONG de derechos humanos Prisoners Defenders, opinó que las detenciones de Lavastida y los demás buscan amedrentar no solo a los artistas que piden cambios desde dentro del país, sino a los que viven fuera.

Lavastida es uno de los artistas más relevantes de su generación. La exhibición de sus obras está prohibida en las instituciones culturales del régimen por contenido político y la frontalidad de sus críticas al castrismo.

Entre 2011 y 2015 residió fuera de Cuba y tuvo prohibida la entrada al país, así como la importación y exportación de sus creaciones.