Grupo 27N apoya la Marcha Cívica por el Cambio en Cuba

Ya el pasado 12 de octubre el régimen de La Habana negó los permisos para la manifestación solicitados en siete provincias del país, y la declaró ilícita
Ya el pasado 12 de octubre el régimen de La Habana negó los permisos para la manifestación solicitados en siete provincias del país, y la declaró ilícita
 

Reproduce este artículo

Este 25 de octubre el grupo 27N publicó un comunicado de prensa en sus redes sociales, donde informa que sus miembros participarán en la Marcha Cívica por el Cambio en Cuba del próximo 15 de noviembre (15N).

"El 11 de julio ocurrió un despertar. Hoy esa ciudadanía en pie nos pide marchar el 15 de noviembre, por la liberación de los manifestantes presos, contra la violencia y el autoritarismo, por la paz y el respeto a nuestros derechos civiles y políticos, por una solución democrática a nuestras diferencias políticas", se lee en el texto divulgado por la agrupación.

"A casi un año de esa noche frente al Ministerio, 27N marchará por el derecho a tener derechos. No marcharemos a favor de una ideología. Marcharemos contra el autoritarismo, contra la violencia, contra la intolerancia, la discriminación y criminalización del pensamiento. Marcharemos por una nación donde expresarse y crear libremente no constituya un acto de valentía. Tenemos que poder hacerlo junto a quienes piensan diferente, para que sea la diferencia madre gestora de nuestra aspiración de libertad", agregaron los miembros del movimiento independiente.

 

Comunicado del 27N.

Comunicado del 27N.

 

De acuerdo con el grupo 27N, "esa noche frente al Ministerio de Cultura algo cambió, lo supimos todos, los que allí estuvieron y los miles que, desde cerca o lejos, acompañaron. Esa noche dejó una estela en el camino conjunto hacia la defensa de la libertad, por el derecho a tener derechos y la construcción colectiva de un país digno".

El movimiento conocido como 27N surgió de forma espontánea el pasado 27 de noviembre de 2020, luego de que el régimen cubano invadiera la casa del artista Luis Manuel Otero Alcántara, donde más de una decena de activistas permanecían en huelga contra la detención y condena del rapero Denis Solís. 

Cientos de personas se congregaron frente a la sede del Ministerio de Cultura (Mincult) en La Habana para pedir por el fin de la represión contra los artistas independientes, pero en lugar de escuchar sus reclamos el gobierno también inició una persecución contra los manifestantes que en fechas posteriores fueron censurados, amenazados y detenidos. 

Hasta la actualidad diferentes organizaciones de la sociedad civil cubana como la Asamblea de la Resistencia Cubana, el Comité Ciudadanos por la Integración Racial, el Consejo para la Transición Democrática en Cuba y grupos de personas a lo largo de la Isla, incluido el exilio, han brindado su apoyo a la convocatoria del grupo Archipiélago a la Marcha Cívica.

Ya el pasado 12 de octubre el régimen de La Habana negó los permisos para la manifestación solicitados en siete provincias del país, y la declaró ilícita.

Impulsores de la iniciativa como el profesor universitario David González Espinoza y el doctor Manuel Guerra, fueron expulsados de sus trabajos. Otros como el dramaturgo Yunior García Aguilera y el historiador Manuel Cuesta Morúa se encuentran sitiados en sus viviendas y con el internet cortado.