Freemuse denuncia represión de artistas cubanos

Freemuse, una organización internacional independiente dedicada a la defensa de la libertad de la creación artística, denunció en su informe anual las frecuentes violaciones a los derechos de los creadores en Cuba
Miembros del Movimiento San Isidro, en canción Patria y Vida
 

Reproduce este artículo

Freemuse, una organización internacional independiente dedicada a la defensa de la libertad de la creación artística, denunció en su informe anual las frecuentes violaciones a los derechos de los creadores en Cuba.

De acuerdo con los datos proporcionados en el informe sobre el Estado de la Libertad Artística 2020, “al menos 22 artistas fueron detenidos arbitrariamente por defender su derecho a la libertad de expresión o de reunión”, el pasado año en la isla, donde “los opositores al Decreto 349, principalmente los asociados al Movimiento San Isidro continuaron enfrentando persecución sistemática”.

En el reporte, Freemuse advierte que Cuba, “como miembro electo del Consejo de Derechos humanos de las Naciones Unidas para el período 2021-2013 […] debe ratificar el ICCPR y el ICESCR, firmados en 2008, y proporcionar a sus ciudadanos protecciones de acuerdo con las normas de las Naciones Unidas”.

Señala, además que el régimen cubano “debe garantizar el ejercicio sin obstáculos de la libertad de expresión, asociación y reunión, así como el derecho a juicios justos y la protección de las personas detenidas”.

Garantizar la libertad de creación, el libre intercambio de información, “sin emplear recortes de Internet como técnica para impedir la difusión de opiniones disidentes”, no interferir en la sociedad civil, derogar el Decreto 349 y “adoptar legislación de conformidad con el artículo 19 del ICCPR”, son otras de las recomendaciones realizadas por Freemuse al régimen cubano.

A nivel mundial, el documento presentado por la ONG detalla que durante 2020 se reportaron unas 978 violaciones de la libertad de creación en 89 países y “espacios en línea”; 17 artistas fueron asesinados, 133 detenidos y un total de 82 encarcelados.

“Es inimaginable que el récord de enjuiciamiento y encarcelamiento de artistas sea en el año en que los artistas y el sector de la cultura ya han sufrido la pérdida de su sustento”, dijo el Dr. Srirak Plipat, director Ejecutivo de Freemuse refiriéndose a las dificultades adicionales creadas por la pandemia.

Plipat agregó que el informe de este año “ilustra el aumento de los usos indebidos de blasfemia, la legislación antiterrorista y las medidas de la COVID-19 como pretextos para silenciar las voces disidentes de artistas y obras de arte”.

 

Cuba: represión a las puertas del Ministerio de Cultura

En el 2020, grupos de artistas cubanos independientes reclamaron con fuerza sus derechos, por lo que fueron reprimidos, y el 2021 no promete ser distinto.

El ministro cubano de Cultura, Alpidio Alonso, encabezó el 27 de enero último una agresión física a un grupo de artistas cubanos y se negó a atender a sus demandas.

Fernando Rojas, viceministro cubano de Cultura, reconoció ante las cámaras de la agencia EFE, que los funcionarios del régimen cubano reaccionaron con violencia a la acción pacífica de artistas que acudieron a esa institución el 27 de enero, y pedían que liberaran a sus compañeros detenidos arbitrariamente o cercados por la policía en la mañana.

“Cuando pasan cosas como esas, hay que asumir el riesgo de que haya algún empujón o manotazo y nosotros lo asumimos”, reconoció el viceministro Rojas, en una conferencia de prensa.

Poco después de los hechos, la prensa estatal difundió una versión que tildaba a los artistas y activistas como “provocadores”, y negaban que el ministro Alpidio Alonso, secundado por Rojas, el viceministro Fernando León Jacomino, así como el director de comunicación Alexis Triana, entre otros funcionarios, participaran en una turba que arremetió contra el grupo de artistas que pedían ser escuchados por la institución.

Sin embargo, según testimonios de los manifestantes y archivos de audio y video que se pudieron rescatar, hubo más que el “empujón o manotazo” que reconoció Rojas.

Los artistas agrupados en el movimiento 27N habían acordado con el mismo viceministro de Cultura, Fernando Rojas una nueva ronda de negociaciones a través de varios correos entre diciembre y enero, y fueron hasta el Ministerio a pedir explicaciones por las injurias vertidas contra ellos en medios estales y en espera de que el funcionario cumpliera con su palabra.

El régimen rápidamente convocó a sus fuerzas de seguridad y cercó las calles para evitar otra manifestación como la del 27 de noviembre del 2020, cuando se congregaron allí más de 400 personas.

Los participantes fueron detenidos con violencia aproximadamente a la 1 de la tarde del 27 de enero del 2021, y tres horas después las autoridades los fueron liberando, varios de ellos con visibles muestras del maltrato. Los liberados denuncian fuertes golpizas y ensañamiento con mujeres como las artistas Camila Lobón, Celia González y la curadora y crítica de arte Solveig Font. La poeta Katherine Bisquet informó en sus redes que al reportero independiente Alfredo Martínez le fracturaron un dedo, quien luego publicó una foto con la lesión.

 

(Con información de Radio Televisión Martí)