Denuncian violación de derechos a Roberto Quiñones en la prisión de Guantánamo

El abogado y periodista independiente cubano Roberto de Jesús Quiñones Haces estaría sufriendo limitaciones a sus derechos humanos en la prisión de Guantánamo, según denunció en Facebook su hermana Tania Quiñones.

Continúa la violación de los Derechos Humanos en contra de Roberto de Jesús Quiñones Haces en prisión”, escribió la mujer.

Según narró Tania, el 24 de septiembre su hermano “tenía planificada la visita familiar, de dos horas que es lo que está estipulado”, pero únicamente le permitieron una hora, pues las autoridades tardaron una hora en trasladarlo hacia la sala de visitas, por lo que se perdió el resto del tiempo que podría haber dedicado a estar con sus familiares.

En su denuncia, Tania Quiñones se refirió también a limitaciones del derecho a la comunicación, que estarían afectado a Roberto, por el simple hecho de ser considerado un “contrarrevolucionario” por las autoridades que lo juzgaron, condenaron, y finalmente encarcelaron en Guantánamo.

 

 

Todos los presos pueden hacer llamadas telefónicas a diario, sin embargo, mi hermano solo puede hacerlas una vez a la semana por ser contrarrevolucionario”, asegura Tania.

La mujer comparó la situación de su hermano con la de otros condenados por delitos de malversación. “(…) muchos son los que han incurrido en este hecho y no son catalogados como CR (contrarrevolucionarios).  Nada, viene a mi mente ese refrán que dice que no hay que ser boniton sino caer en gracia.

Mi familia sabe que este año no será fácil pero tengo que admitir que la falta de principios, ética e integridad y la abundancia infinita de arbitrariedades por parte de las autoridades en contra de mi hermano, no dejan de sorprenderme, pues no respetan códigos, leyes ni Derechos Humanos”, concluyó la hermana del reportero.


Quiñones, de 61 años, fue arrestado el 22 de abril cuando se disponía a cubrir el juicio contra una pareja de religiosos procesados por querer educar a sus hijos en su hogar. Luego fue liberado, pero acusado y procesado por presuntos delitos de “resistencia y desobediencia”.

El reportero fue condenado a un año de prisión sustituido, por un año de trabajo correccional con internamiento, pero al negarse a ingresar voluntariamente en el campamento de trabajo correccional, fue capturado en su casa por la policía cubana y trasladado hacia la prisión provincial de Guantánamo para cumplir su sentencia tras las rejas.

Roberto Quiñones fue incluido en la lista de One Free Press Coalition, como uno de los 10 casos más urgentes de injusticia contra periodistas en todo el mundo.

 

 

Se trata de la misma lista en que apatrecen la periodista mexicana Lydia Cacho, Claudia Dique, de Colombia, y Jamal Khashoggi, de Arabia Saudita, quien fuera asesinado brutalmente en octubre de 2018 bajo presuntas órdenes de la monarquía saudí.

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión (RELE) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y otras organizaciones de Derechos Humanos y promoción de libertades fundamentales, han condenado el encarcelamiento de Quiñones.

Su caso forma parte de la escalada represiva del régimen de La Habana en contra de opositores, comunicadores y activistas de la sociedad civil.

A mediados de septiembre, Amnistía Internacional declaró al periodista y como “preso de conciencia”. La organización, además, envió una carta al presidente Miguel Díaz-Canel, condenando el encarcelamiento del reportero.

Este encarcelamiento es otro ejemplo de una tendencia que ha continuado bajo su administración. Por lo tanto, exigimos la liberación inmediata e incondicional del señor Roberto de Jesús Quiñones Haces”, señala la carta.