Régimen cubano impide homenaje a Oswaldo Payá y Harold Cepero en aniversario de sus muertes

El Movimiento Cristiano Liberación denunció la detención de varios miembros para frenar una marcha hasta el cementerio de Colón
Oswaldo Payá entrega firmas del Proyecto Varela. Foto: Shutterstock
 

Reproduce este artículo

El régimen de Cuba impidió este viernes un homenaje en La Habana a la memoria de los opositores Oswaldo Payá y Harold Cepero, a diez años de su trágica muerte en un choque automovilístico.

“Jóvenes del Movimiento Cristiano Liberación [MCL] que pretendían hacer una marcha hasta el cementerio de Colón para homenajear a Oswaldo Payá fueron recogidos por la policía y abandonados en La Habana del Este”, denunció la organización.

También la policía advirtió a Rosa María Rodríguez, miembro del consejo coordinador del MCL que durante el día vienres 22 de julio “no puede salir de su domicilio”. La organización denuncia que "hay un vehículo policial vigilando su casa".

En España, representantes del Movimiento Cristiano Liberación realizarán una misa en Madrid para recordar a su fundador, el disidente cubano Oswaldo Payá, y a uno de sus colaboradores, Harold Cepero.


El MCL convocó a una “misa en recuerdo de Oswaldo Payá y Harold Cepero en el 10mo aniversario de sus muertes sin aclarar”, informó la organización en Twitter. La reunión religiosa será en la “Parroquia de San Fermín de los Navarros P.º de Eduardo Dato, 10, Madrid. 22 de julio a las 20:00 horas”.

Oswaldó Payá nació en 1952 en La Habana. En 1988, fundó el Movimiento Cristiano Liberación. El ganador del Premio Sajárov a la Libertad de Conciencia, del Parlamento Europeo, fue el organizador del Proyecto Varela (1998), iniciativa cívica que, amparada por la Constitución vigente entonces, recolectó más de 11 000 firmas para presentar al régimen comunista una solicitud de cambios en la legislación.

El Parlamento cubano, controlado por el Partido Comunista, rechazó la propuesta y el 26 de junio de 2002 aprobó por unanimidad una reforma a la Constitución que declaró la irrevocabilidad del sistema socialista en Cuba y el papel fundamental del Partido como fuerza política dirigente superior del Estado y la sociedad.

El 22 de julio de 2012, Payá viajaba junto a Cepero, el político español Ángel Carromero y el sueco Aron Modig, cuando el automóvil colisionó en la localidad de Bayamo, provincia de Granma. Los cubanos perecieron en el suceso,  denunciado por familiares y seguidores del líder opositor como un “asesinato” político.

David Hoffman, editor del diario The Washington Post, aseguró el pasado 23 de junio, en entrevista concedida a Radio Televisión Martí, que la evidencia sobre el “asesinato” de Oswaldo Payá “es clara”.

“Sabemos con seguridad que el carro en que viajaba Oswaldo Payá, que lo conducía Carromero, lo chocaron por atrás, lo embistieron por atrás. Y Carromero perdió el control del auto”, aseveró el ganador del prestigioso Premio Pulitzer por su estudio sobre la Guerra Fría, “The Dead Hand”.

Hoffman explicó a Radio Martí que para su libro de reciente aparición “Give Me Liberty” (“Dénme Libertad”), pudo entrevistar a los dos políticos europeos que estaban en el vehículo ese día: el sueco Aron Modig y el español Ángel Carromero.

“No sabemos exactamente cómo murieron Oswaldo y Harold Cepero (…) Hay muchas cosas que no tienen respuesta sobre los hechos de ese día. Pero en el libro trato de contar lo que sé que son los hechos, y luego dejo como signos de interrogación algunas de las incógnitas”, agregó el periodista y escritor.

Hoffman recordó que en el juicio a Carromero nunca se mencionó que el auto donde viajaban fue chocado por detrás, aunque este, estando en España, dijo que un auto Lada los chocó. Modig, en cambio, parece haber sufrido una conmoción emocional durante y después del accidente, por lo que no pudo dar detalles.

“Una de las razones por las que digo que sabemos que el auto fue embestido por atrás es que, tanto Carromero como Modig habían enviado mensajes de texto a familiares y amigos en Europa. Y tengo esos mensajes de texto, escribo sobre ellos en el libro. Dicen que ‘nos pegaron por atrás’”, afirmó el escritor.

Carromero, condenado en Cuba por la muerte de los opositores en el supuesto accidente de automóvil, reiteró en diciembre de 2021 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que fue sometido a “una farsa” judicial, y que la Seguridad del Estado cubana lo usó para encubrir la responsabilidad del régimen.

En 2012, el español era jefe de las Juventudes del Partido Popular de su país, y viajó a Cuba junto al político sueco Jens Aron Modig para conocer el Movimiento Cristiano Liberación, de Payá. El día de los trágicos hechos, según manifestó Carromero en la audiencia virtual ante la CIDH por la denuncia de los familiares de Payá y Cepero contra el Estado cubano, fueron embestidos por carros de la Seguridad cubana que los sacaron de la carretera y los hicieron impactarse contra un árbol.