Castrismo no quiere diálogo con varios de los 30 que entraron al Ministerio de Cultura

La reconocida artista y profesora Tania Bruguera, aseguró que lo visto en los días posteriores a la manifestación frente al Mincult, son “tácticas para dividir el grupo, intimidar a personas del grupo” y desarticularlo
Artista Tania Bruguera. Foto: Carlos Spottorno/El País
 

Reproduce este artículo

La importante artista cubana Tania Bruguera, uno de los rostros más visibles del inédito espontáneo plantón frente al Ministerio de Cultura del régimen cubano, realizado la semana anterior en solidaridad con el Movimiento San Isidro y para pedir respeto a la libertad de expresión y creación, denunció que “siguen las violaciones a los acuerdos” tomados en la reunión que los funcionarios castristas se vieron obligados a aceptar.

“El grupo de los 30 hemos estado trabajando sin descansar (…), de una manera democrática, respetuosa (…) para que se logren avances en las agendas que nos pidió el mismo Ministerio de Cultura que le enviáramos para la reunión que el mismo Ministerio de Cultura (…) nos pidió para esta semana, de miércoles a viernes…”, explicó este miércoles en un video en su página oficial de Facebook.

Sin embargo, la dictadura no quiere prolongar el careo con varios de esos artistas y activistas, los más críticos, y algunos, víctimas directas acciones represivas del Estado.

Bruguera, que viene sufriendo amenazas de oficiales de la Seguridad y fue detenida por un breve tiempo este miércoles, denunció: “Estamos nosotros cumpliendo con nuestra parte (…) pero en este momento de los 30 que tenemos que estar en esa reunión, hay seis que tienen patrullas fuera de su casa, imposibilitados de unirse a la reunión y tenemos también una situación de acoso a algunos miembros del grupo. A una de los miembros del grupo fueron a ver a uno de sus familiares, para intimidarla y poner presión familiar para que se saliera. A otros integrantes del grupo los ha estado llamando y acosando la Seguridad del Estado (…) y a otros se los llevaron presos”.

“La razón por la que fuimos todos al ministerio de cultura el 27N fue precisamente para terminar con el acoso policial y de la seguridad del estado a artistas que disienten, artistas q tienen un proyecto de país y quieren aportar algo diferente a la oficialidad o las instituciones del gobierno”.

La reconocida artista y profesora, aseguró que lo visto en los días posteriores a la manifestación frente al Mincult, son “tácticas para dividir el grupo, intimidar a personas del grupo” y desarticularlo.

La represión del régimen ha provocado rechazo internacional. PEN Internacional y el Centro PEN de Escritores Cubanos en el Exilio hicieron “un llamado urgente al gobierno cubano para que detenga su constante acoso a artistas y, en particular, al Movimiento San Isidro (MSI) en su derecho a la libertad de expresión, artística, de asociación y manifestación”.


Esta asociación mundial de escritores, fue fundada en Londres desde 1921​ para promover la amistad y cooperación intelectual entre literatos de todos los países, expresó su preocupación por “el intento de silenciar a creadores, escritores, intelectuales y periodistas críticos con el poder” en la isla castrista.

Jennifer Clement, la presidenta de la citada entidad, declaró: “PEN Internacional se solidariza con el Movimiento San Isidro y pide al Gobierno de Cuba respetar la libertad de expresión y artística, y los derechos humanos de todos sus ciudadanos. PEN siempre ha honrado la literatura cubana y las grandes voces de tantos como José Martí, José Lezama Lima, Guillermo Cabrera Infante y Lydia Cabrera, entre otros, que han formado parte esencial de la literatura universal”.

En el reporte emitido por PEN Internacional y el Centro PEN de Escritores Cubanos en el Exilio, también se condenan la existencia de los Decretos 349 y 370, y piden su derogación. Hacen “un llamado urgente al Estado de Cuba” a:

  • “Detener el descrédito, hostigamiento, amenazas, detenciones arbitrarías a artistas, escritores y periodistas críticos con el gobierno”.
  • Declarar nulo el procedimiento penal contra Denis Solís González, procediéndose a su inmediata liberación”.
  • “Respetar los acuerdos entre el Ministerio de Cultura y los artistas independientes”.
  • “Respetar la integridad y el ejercicio de la libertad artística del Movimiento San Isidro”.

“Las tácticas represivas utilizadas por las autoridades cubanas son amenazas, citaciones, interrogatorios, detenciones arbitrarias, allanamientos y decomiso de equipos periodísticos u otros bienes, y la limitación arbitraria de la libertad de movimiento. La represión y las amenazas han aumentado aún más desde que los Decretos 370 y 349, que violentan la libertad de expresión y artística: someten a aprobación del Estado todo contenido artístico”, detallaron.

El sitio web de PEN Internacional publicó los sucesos relacionados con el MSI en La Habana: “Del 16 al 26 de noviembre de 2020, 15 activistas, artistas y periodistas se reunieron en la sede del Movimiento San Isidro en protesta por la detención arbitraria y violenta del músico Denís Solís González el 9 de noviembre de 2020, sentenciado a 8 meses de privación de la libertad por 'desacato' a la autoridad”.

“La sentencia se pronunció en menos de 72 horas después de su detención. Conforme a estándares internacionales, Solís sufrió una desaparición forzada. Los agentes de Seguridad que lo arrestaron, no presentaron una orden válida, información de cargos ni derechos que podría ejercer, y se desconoció su paradero durante tres días. Durante los días de protesta pacífica, al grupo le fue impedido el movimiento, por lo que realizaron una lectura poética en su sede. Después, como consecuencia del robo de sus víveres, decidieron entrar en huelga de hambre; por último, una sustancia que suponen es ácido clorhídrico, fue arrojado en la puerta y azotea de la sede, perjudicando el suministro de agua”, detalla la nota.