Bruguera salió de Cuba a cambio de liberación de presos políticos

La artista y activista Tania Bruguera cree que tras el estallido del 11 de julio en Cuba “el gobierno le tiene miedo a la sociedad civil” y la disidencia ganó en “poder”
Tania Bruguera en Miami. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

La artista y activista Tania Bruguera condicionó su salida de Cuba a que la Seguridad del Estado castrista liberara a varios presos políticos, según declaró a Radio Televisión Martí en Miami, donde participó el 4 y 5 de octubre en el Oslo Freedom Forum.

Recientemente, Bruguera fue nombrada profesora titular de la Cátedra de Medios de Comunicación y Actuación de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), una plaza por la que optó en mayo del 2020. Al conocer su designación, la artista miembro del grupo contestatario 27N contactó a la policía política, que la había presionado varias veces para que se marchara del país.

“Mandé a llamar a la Seguridad del Estado (…) Les dije: ustedes quieren que yo me vaya, pues ahora tienen la oportunidad. Me da lo mismo estar cinco años en la cárcel que cinco años en Harvard”, contó Bruguera a Radio Televisión Martí.

Entregó una lista de varias personas para que las liberaran, entre ellas el líder del Movimiento San Isidro (MSI) Luis Manuel Otero, el rapero Maykel Osorbo, el reportero de ADN Cuba Esteban Rodríguez y el resto de los manifestantes conocidos como “los patriotas de Obispo”. También abogó por todos los menores y periodistas apresados tras el estallido social del 11 de julio, y miembros del 27N.

De ese listado, cuyo número total no especificó, solo excarcelaron tras la partida de Bruguera a 25 personas, según Radio Televisión Martí, incluido el artista Hamlet Lavastida a quien desterraron a Polonia. También liberaron a Tahis Mailén Franco y Yuisan Cancio que habían protestado pacíficamente el 30 de abril en la calle Obispo, de La Habana, entre otras víctimas de la represión.

“Quizá no salió todo lo bien que uno quisiera, pero en las negociaciones uno sabe que pide más de lo que van a dar”, dijo Bruguera. Ella salió de Cuba el 17 de agosto del 2021 hacia Alemania. El 27 de agosto llegó a Cambridge, Boston (Estados Unidos), donde está ubicada Harvard.

Considera que el canje fue una iniciativa “importante” porque “es una de las primeras veces en la historia de Cuba que un activista lleva las negociaciones de la liberación de otro activista, generalmente esto se hace entre gobiernos. En este caso nosotros fuimos los intermediarios”.

Añadió que al evaluar lo sucedido hay que resaltar “el poder que tiene hoy la sociedad civil que no necesita de otro país, de una organización internacional, para luchar por la liberación de sus compañeros”.

Bruguera cree que después del 11 de julio “el gobierno le tiene miedo a la sociedad civil. Poco a poco los activistas vamos aprendiendo de una historia que ya vamos conociendo. En Cuba por décadas hubo falta de memoria histórica sobre lo que habían hecho los disidentes (…), hoy sabemos que existieron proyectos anteriores y hemos aprendido de lo que salió bien y lo que salió mal”.

Según dijo Tania Bruguera a la agencia de noticias EFE, a propósito del Oslo Freedom Forum, la artista y activista cree que “la revolución se ha convertido en un bluff”, con todos sus “mitos” por el suelo. Está segura de que pronto las calles de Cuba van a llenarse otra vez de gente protestando y le gustaría que para la marcha convocada para el próximo 20 de noviembre se unan cubanos exiliados en Miami y otras partes del mundo.

Bruguera opina que el régimen va a “perder” de cualquier manera: si permite las manifestaciones “porque cede”, y si las reprime porque va a demostrar que es “dictatorial” e “inconstitucional”.