OCDH: Bachelet y Borrell intentan ocultar verdaderos motivos de protestas en Cuba

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos lamentó que Josep Borrell, jefe de la diplomacia de la Unión Europea, y Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para DDHH, “intenten desviar la atención sobre los motivos de las masivas protestas de los últimos días en Cuba”
 

Reproduce este artículo

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) lamentó este sábado 17 de julio, que Josep Borrell, jefe de la diplomacia de la Unión Europea, y Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, “intenten desviar la atención sobre los motivos de las masivas protestas de los últimos días en Cuba”.

Un comunicado del OCDH al que tuvo acceso ADN Cuba, informa que, según datos recopilados por su red de observadores en la isla, hasta ahora se cuentan al menos 560 detenciones y/o desapariciones de personas en todo el país.

Alejandro González Raga, director ejecutivo del OCDH, dijo que hubo “muchas peticiones en las manifestaciones, pero las frases que más se escucharon fueron 'libertad' y 'no tenemos miedo'. Atribuir únicamente a la situación económica como motivo de las protestas, como ha hecho la Sra. Bachelet, es no entender absolutamente nada de lo que sucede en Cuba”.

También lamentó “el lenguaje de presunción” que empleó Bachelet en su comunicado oficial sobre la crisis, que parece desconocer lo que cualquier persona informada del mundo ha visto con sus propios ojos.

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresó este 16 de julio: “Estoy muy preocupada por el presunto uso excesivo de la fuerza en contra de manifestantes en Cuba y el arresto de un gran número de personas, entre ellas varios periodistas”.

“Es especialmente preocupante que entre ellas haya personas presuntamente incomunicadas y personas cuyo paradero se desconoce. Todas las personas detenidas por ejercer sus derechos deben ser liberadas urgentemente”, agregó Bachelet.

En opinión de la organización no gubernamental OCDH, con sede en Madrid (España), los manifestantes expresaron claramente el principal problema de Cuba: la falta de libertad, lo que revela la "situación dictatorial" que padecen, además de los graves problemas económicos, inherentes a la inviabilidad del sistema comunista vigente desde hace seis décadas en la isla.

Po otra parte, “Josep Borrell se equivoca al responsabilizar a Estados Unidos. Estas protestas resumen 62 años de represión. Es Cuba la que tiene que cambiar. Hay que poner el foco completamente en los responsables de que hoy Cuba sea una dictadura. Los factores externos influyen, pero el problema es la dictadura”, añadió González Raga.

El 14 de julio, el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Seguridad Común, aseguró que las protestas se produjeron debido a las sanciones aprobadas por la administración de Donald Trump en los últimos meses de su mandato.

“Sí, en Cuba hay problemas políticos”, matizó el militante del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), pero también “hay problemas derivados de decisiones políticas tomadas por otros”.

Por el contrario, el director del OCDH concluyó el comunicado diciendo que “la pandemia es la gota que colma el vaso, pero poner el objetivo en la gota, es olvidar que el vaso estaba lleno”.

Según informes de la red de activistas en la isla de esta ONG, el régimen está obligando a los trabajadores estatales, que son la mayoría del país, a formar brigadas paramilitares para reprimir al resto de la población. Los grupos se mueven de una provincia a otra para evitar ser identificados.

Con los datos recopilados hasta ahora por el OCDH, se cuentan al menos 560 detenciones y/o desapariciones de personas en todo el país.

Otras ONG recaban datos con colaboradores en el terreno y procesando denuncias en redes sociales. Cubalex, que ofrece asesoría legal a defensores de derechos humanos en Cuba, por su parte ya suma en un listado propio 465 personas detenidas y desaparecidas durante las protestas.