Sobrino de López-Callejas: depongan las armas, el pueblo cubano no los quiere

El actor Carlos A. Rodríguez Halley, sobrino del general castrista Luis Alberto López-Callejas, llamó a su familia en el poder y a los militares del régimen cubano a que depongan las armas y comiencen una transición democrática
Carlos Alejandro Rodríguez Halley, sobrino del general castrista Luis Alberto López-Callejas
 

Reproduce este artículo

Carlos Alejandro Rodríguez Halley, sobrino del poderoso general castrista Luis Alberto López-Callejas, hizo un llamado público a su familia en el poder y a los militares del régimen cubano para que depongan las armas y comiencen una transición democrática.

El joven es actor y director de cine, pero se exilió por su oposición a la dictadura de la que parte de su familia son piezas fundamentales. Publicó en redes sociales un video a propósito de la represión desatada contra los manifestantes del 11 de julio.

“En este momento no estoy en Cuba, me fui por temor a represalias de mi propia familia por proyectarme en mis redes sociales a favor de los derechos humanos y del diálogo de los intelectuales y artistas con el gobierno”.

En su Facebook, Rodríguez Halley hizo “un llamado de paz y concordia entre los cubanos, especialmente a mi familia, que tiene el poder real en Cuba de detener la violencia y permitir que la Isla se abra a una transición hacia la democracia”.

Explicó que desciende de un grupo perteneciente a la cúpula del régimen. “Mi tío es el general Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, mi primo es el nieto de Raúl Castro Ruz, Raúl Guillermo Rodríguez Castro y a ellos están dirigidas estas palabras, como al resto de mi familia y al resto de los militares en Cuba”, comenzó su mensaje.

“Hago un llamado a la concordia y a que depongan las armas, que se inicie en Cuba un proceso de transición a la democracia. Ya el pueblo demostró que no los quiere más en el poder”, declaró el joven artista.

“Escuchen a su pueblo, cesen la violencia, la encarcelación, cesen la represión en Cuba, no sean responsables de más derramamiento de sangre”.

Según Rodríguez Halley, “Cuba ya demostró en las calles de todo el país que no está de acuerdo con su gobierno, que es un gobierno fallido que ha llevado a una situación de crisis sanitaria, económica, social y política”.

Criticó que, aunque los jerarcas comunistas “culpan al gobierno de los Estados Unidos, han demostrado que no van a intervenir militarmente en Cuba. Basta de represión, depongan sus armas”.

Dijo que su llamado lo hace desde “el amor” a su familia, su país, a “los cubanos todos” y la humanidad. “Porque no olvidemos que 'Patria es humanidad'”, concluyó citando al escritor e independentista José Martí.

En otro post de Facebook, Rodríguez Halley señaló a “uno de los más poderosos” del régimen, el general Alejandro Castro Espín, “jefe de las tecnologías de la información y la contrainteligencia militar en Cuba”, como el “responsable del bloqueo de internet en Cuba” durante las protestas que estallaron el 11 de julio, que hasta el momento han dejado un saldo de más de 200 detenidos y desaparecidos, varios heridos y al menos un manifestante muerto, el único reconocido por el régimen.

Carlos Alejandro Rodríguez Halley (1988) dirigió el premiado cortometraje Un chino cayó en un pozo (2018). Ha actuado en las películas Caballos (2015), Con los ojos cerrados y Un traductor (2018), entre otras.

El tío del joven artista que decidió emplazar públicamente a su poderosa familia, es el general Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, actual director del Grupo de Administración Empresarial S.A. (Gaesa), padre de dos nietos de Raúl Castro, miembro del buró político del PCC y uno de los militares cubanos sancionados por Estados Unidos.