Actriz cubana denuncia prisión de Esteban Rodríguez: “¡Paren abusadores!”

La actriz cubana Ketty de la Yglesia se solidarizó este lunes con el reportero independiente y activista Esteban Rodríguez, recluido en una prisión de alta seguridad en la provincia de Artemisa, por participar en una protesta pacífica
Esteban Rodríguez, reportero y activista cubano
 

Reproduce este artículo

La actriz cubana Ketty de la Yglesia se solidarizó este lunes con el reportero independiente y activista Esteban Rodríguez, recluido en una prisión de alta seguridad en la provincia de Artemisa, por participar en una protesta pacífica a finales de abril.

“¡Paren abusadores!! ¡¡Paren ya!!”, exigió la artista a las autoridades del régimen, que el domingo 13 de junio trasladaron a Rodríguez de la cárcel de Valle Grande (La Habana) a la de Guanajay, en otra provincia.

“Este hombre es bueno, los miserables son ustedes”, añadió la actriz residente en Miami, en una publicación de Facebook.

De la Yglesia expresó en sus redes sociales: “No puedo seguir mi vida como si nada, siento el deber de denunciar sin descanso. El silencio nos hace cómplice y aleja cada vez más el sueño de una Cuba justa. Duele muuuchooo”.

También directora de teatro, la artista es muy querida por la familia cubana gracias a sus apariciones en la televisión de la islaReside en Miami desde el 2014 y lleva adelante el estudio fílmico y fotográfico Inlimine Productions Inc.

Cuenta con una amplia trayectoria artística tanto en el teatro como en la pantalla chica. Trabajó en teleseries cubanas como “Doble juego”, “Diana” o “La cara oculta de la luna”. En 2007 recibió el Premio Caricato de Actuación, y un año después fue reconocida como la de Mejor actuación femenina en el Festival Nacional de Televisión.

 

Régimen se ensaña con el colaborador de ADN Cuba

Esteban Rodríguez, colaborador de ADN Cuba, ya ha pasado por tres centros de detención desde que fuese apresado arbitrariamente, durante una protesta pacífica el 30 de abril en La Habana. Este domingo fue trasladado a “una prisión de alta seguridad en Guanajay”, provincia de Artemisa.

Así lo informó a este medio Zuleidis Gómez Cepero, esposa de Rodríguez. Añadió que le tienen puestas “las 24 horas” unas esposas que inmovilizan manos y pies, conocidas como “las Shakira”.

Durante el traslado, relata la Gómez Cepero, “no le dieron permiso para llevar la comida ni la cubeta para cargar agua”, tampoco el aseo que le envío su familia. Además, "lo han maltratado, lo tienen aislado en una celda" y "la presión le está subiendo", añadió su pareja.

El joven reportero y activista se encontraba en la cárcel de Valle Grande, donde fue recibido por un grupo de reclusos con gritos de “¡Patria y Vida!” en repetidas ocasiones, según dijo un prisionero a Gómez Cepero, cuando la llamó de parte de Esteban para saber el estado de la familia. Antes de allí, permaneció más de veinte días en los calabozos de Villa Marista, unidad de la Seguridad del Estado.

En Valle Grande, Zuleidis Gómez Cepero tampoco pudo verlo, solo le permitieron que dejara algunos artículos de primera necesidad que le serían entregados a Rodríguez. Hasta ahora, solo sabe de él mediante pocas llamadas telefónicas e informaciones que le llegan a su familia por terceros.

Héctor Luis Valdés Cocho, otro colaborador de este medio y amigo de Rodríguez, recordó en un video en directo que el joven apresado apoya varias causas humanitarias y siempre alzó su voz por personas vulnerables en La Habana, por lo que pidió solidaridad ante los abusos del régimen.

"Tenemos que recordar que Esteban tiene niñas pequeñas que dependen de su trabajo, tiene una esposa que está desesperada, ya no sabe que hacer", lamentó Valdés.

La activista y profesora de arte Anamely Ramos, miembro del Movimiento San Isidro, reaccionó a la noticia señalando al régimen de Cuba: "Ustedes convierten los derechos en delitos. Mandar a Esteban a una cárcel de máxima seguridad y con Shakiras es la confesión de que ustedes son los delincuentes. Así serán tratados".

Esteban Rodríguez cuenta ya más de un mes y medio preso injustamente por manifestarse de forma pacífica el pasado 30 de abril en la calle habanera Obispo, pidiendo a favor del artista disidente Luis Manuel Otero Alcántara que estaba en huelga de hambre y sed. El periodista ciudadano está siendo procesado penalmente por los supuestos delitos de “desorden público” y “resistencia”.