Denuncian salvaje golpiza que terminó con la vida de un perrito
Activistas cubanos llevan mucho tiempo pidiendo al Gobierno que apruebe una Ley de Protección Animal, sin que hasta el momento el gobierno dé señales de querer impulsar la iniciativa
Denuncian salvaje golpiza
 

Reproduce este artículo

La organización Cubanos en Defensa de los Animales (CEDA), denunció este lunes en Facebook que una salvaje golpiza a la que fue sometido un perrito, terminó con su vida.

Según relata CEDA, el animal "vivió para sufrir", pues fue arrastrado por un tractor y apaleado posteriormente hasta dejar su cuerpo casi sin vida. 

Los animalistas responsabilizaron de este incidente al Ministerio de Agricultura (Minagri), a la Asamblea Nacional del Poder Popular, y al Estado cubano en general, por su "inercia", alegan.

"Todo pasó por no haber ley, y no tendrá consecuencias por no haber ley. Por eso no aceptamos que se demore la #LeyDeProteccionAnimalEnCuba. Mientras tanto, ¿cuántos animales más seguirán siendo víctimas de la crueldad humana? Mientras tanto hay que escuchar a gentuza como esta, violenta con perros y seguro violenta con los humanos, como se jacta de apalear a un ser indefenso", agregan.

 

 

Activistas cubanos llevan mucho tiempo pidiendo al Gobierno que apruebe una Ley de Protección Animal, sin que hasta el momento el gobierno dé señales de querer impulsar la iniciativa. En consecuencia, hasta la fecha, el maltrato animal en el país queda impune.

 

 

 CEDA organizó hace años una recogida de diez mil firmas para exigir la presencia de la Ley de Protección en la Constitución cubana. Lamentablemente, las firmas no se recogieron ante notario y la iniciativa no tuvo entonces un valor legal y no fue admitida.

El 11 de noviembre anterior, los protectores de animales se plantaron en las afueras de las instalaciones de Zoonosisen La Habana para exigir el cese del maltrato animal en Cuba y una Ley de Protección Animal, entre otras demandas.

ADN CUBA confirmó la presencia de cerca de 15 personas que acudieron esta mañana al Centro de Higiene y Epidemiología de La Habana, Asilo Canino Zoonosis, vestidos de negro y con carteles con demandas por el bienestar animal y contra esa institución.

El hecho se originó a partir de las denuncias que señalaban las recogidas y matanzas masivas de perros callejeros en la capital cubana, como una medida de “limpieza” urbana ante la inminente Visita de Estado que realizaron los reyes de España a Cuba.

Los carros de Zoonosis han aumentados su recogidas, y los activistas no han tenido tiempo siquiera para rescatar a los animales de los refugios estatales, pues según han dicho, la institución estaría incumpliendo sus propios protocolos y asesinando a los animales antes del tiempo reglamentario, para hacer más espacio en las instalaciones de retención.

Las autoridades permitieron que Beatriz Batista, y otros dos protectores (Gilda Arencibia  y Sergio Boris Concepción) entraran a las instalaciones de Zoonosis para dialogar. “Nos devolvieron a los 13 perros que estaban en Zoonosis, 2 se quedaron en cuarentena bajo el compromiso de no sacrificarlos y de luego entregarlos para una posterior rehabilitación”.