Toirac muestra su amor por animales con tierna despedida a su perrita Lizzy

El popular humorista cubano Ulises Toirac lamentó la muerte de su perrita Lizzy: “finalmente la enfermedad le ganó la pelea, pero se fue guerreando”.
Toirac y la tierna despedida de su perrita
 

Reproduce este artículo

El popular humorista cubano Ulises Toirac lamentó este viernes la muerte de su perrita Lizzy, afirmando que “finalmente la enfermedad le ganó la pelea, pero se fue guerreando”.

El actor y guionista cubano explicó que no le gusta hablar del tema en redes sociales, “pero muchos amigos ayudaron, muchos se interesaron por su salud y por otro lado algunos especulan las razones por las que no daré mi directa esta noche”.

Toirac agregó que no quiere “poner en vitrina mi dolor”. Por eso prefiere “recordar que Lizzy ha sido la perra más dulce y tierna que he conocido. Y también la más zorra. Solía pegarse cuando yo comía y evitaba que le mirara los ojos mientras lograba no perderle pie ni pisada a mi tenedor cuando yo no la miraba”.

Contó que la perrita “disfrutaba salir a la calle ya convertida en dueña del barrio al punto de no poder cambiar sus arreos de lugar porque al menor ruido de las cadenitas...ya era imposible no ceder a sus brincos y ladridos ni a su corretaje simpático por toda la casa”.

“Nos entregó su alegría y su talento natural para el juego, nos devolvió el cariño con más cariño aún, agradeció la vida que pudimos darle cuando la sacamos de las calles, e hizo la nuestra mil veces más dichosa de lo que se la hicimos a ella”.

Ulises Toirac terminó su despedida con un tierno mensaje a su Lizzy: “Descansa peyita. Siempre siempre nos vamos a amar ¿sí?”

 

Toirac, un enamorado de los animales

El popular actor y humorista se mostró recientemente en redes sociales como todo un amante de los animales, tras un día de encuentro cercano con venados, monos y hasta un lobo en el Zoológico de 26, en La Habana.

“Hoy he tenido uno de los días más lindos de mi vida gracias a Coralia León quien tuvo la gentileza de llevar a buen puerto mi apetito de cercanía con los animales”, confesó el artista en su Facebook.

“Esto fue en el Zoo de 26 y tengo muchas cosas que contar. Del lugar que de chama era mágico y atrapaba sueños (y hasta pesadillas) y en el que hoy me dejaron entrar a las áreas vedadas al público”, explicó Toirac.

“Ya saben de mi amor por los animales, por su protección, su cuidado. Imagínense lo que ha sido poder tocar un lobo, alimentar un bebé de mono, un hipopótamo... Estoy que no me cabe un alpiste en el c... Toy feliz. Inmensamente”, expresó el querido humorista.

Recomendaciones

 

Relacionados