Denuncian falta de higiene y hospitales colapsados en Cuba por el coronavirus

Su familia mantuvo contacto con un médico del hospital Manuel Fajardo diagnosticado con la COVID-19 y pasó un calvario antes de llegar a un centro de aislamiento
La destartalada vocacional Lenin es ahora un centro de aislamiento
 

Reproduce este artículo

La familia de Yohana Hidalgo ha pasado un calvario en Cuba por seguir las reglas para el tratamiento del coronavirus y buscar una solución al posible contagio de algunos de sus miembros.

Cuenta esta cubana en redes sociales que su familia mantuvo contacto con un médico del hospital Manuel Fajardo, tío suyo, diagnosticado con la COVID-19, por lo que fueron puestos bajo la supervisión de las autoridades sanitarias.

Primero los aislaron en casa; luego los llevaron a todos al Hospital Naval, pero ese centro ya estaba colapsado por la cantidad de pacientes. Allí debieron esperar una eternidad, sin que nadie les diera información y sin mantenerlos aislados, para evitar la posible propagación del virus.

No recibieron comida ni atención. Entre los familiares de Yohana está su abuela, una anciana de 84 años que padece diabetes y debe comer periódicamente. Sin dar explicaciones, sobre las 8 de la noche los condujeron a la vocacional Lenin, un centro improvisado de aislamiento.

Yohana comenta sobre la Lenin: “como cualquiera de estos centros en nuestro país, las condiciones son precarias; del baño… mejor ni hablar. Mi tía, quien es médico pediatra, preguntó por los test rápidos que supuestamente les iban a hacer, y le respondieron que NO TENÍAN, que debían esperar los 14 días. Y me pregunto, ¿esperar a qué? ¿A que tengan síntomas?”


“Pero aquí no termina todo, el hecho de que esta anciana tenga que dormir en una litera no es tan preocupante como lo siguiente: ¿dónde guardar la insulina? Cómo es lógico, la primera preocupación de mi tía fue dónde guardar este medicamento que requiere condiciones de refrigeración para su preservación, a la pregunta antes declarada simplemente le dijeron que no tenían donde guardarla”, agregó Hidalgo. 

Las autoridades cubanas confirmaron al cierre del 5 de abril 30 casos más de coronavirus en la isla, para un total de 350 infectados. Se encuentran ingresados para vigilancia clínico-epidemiológica mil 718 pacientes. Otras 18 mil 434 personas se vigilan en sus hogares, desde la Atención Primaria de Salud.

Los 30 casos confirmados fueron 29 cubanos y un extranjero procedente de Tanzania. De los 29 cubanos diagnosticados uno tiene fuente de infección en el extranjero (Estados Unidos),  fueron contactos de casos confirmados 17, contactos de viajeros procedentes del exterior 9 y con fuente de infección no precisada 2.


Sin embargo, declaraciones como las de Yohana hacen dudar sobre sí el sistema de salud en la isla está preparado para enfrentar un brote descontrolado de la pandemia, y garantizar las condiciones mínimas a las personas que alberguen en los centros de aislamiento.

“Me duele ver cómo en las noticias nos damos glorias de nuestro sistema para enfrentar esta pandemia, y en algo tan simple como la organización, toda la seguridad que habían logrado trasmitirme en las diferentes emisiones y conferencias de prensa, ya no tiene ningún sentido al ver cómo han maltratado a mi familia”, se lamenta Hidalgo.