Cuba: Personas aisladas con niños reclaman que no tienen comida

En una publicación reciente del oficialista Cubadebate un cubano aislado por el coronavirus reclamó que el régimen no provee comida a las familias para pasar el aislamiento.
La Habana, Cuba. Foto: Euronews
 

Reproduce este artículo

En una publicación reciente del oficialista Cubadebate un cubano aislado por el coronavirus reclamó que el régimen no provee comida a las familias para pasar el aislamiento.

El fotorreportaje del medio estatal muestra varias imágenes de La Habana, epicentro de la pandemia en Cuba e insta a seguir las medidas dictaminadas por las autoridades de salud para frenar la enfermedad.

El aislamiento ha sorprendido a varias familias, las cuales, gracias a la escasez de alimentos, no cuentan con comida suficiente para afrontar el encierro. 

Un usuario de nombre Rogiro pidió una mejor atención para los cubanos aislados que no viven en edificios multifamiliares.

“Quisiera que se tuviera en cuenta a las personas aisladas en su domicilio cuando este es una casa y no un edificio para recibir alimentos. Solo se lleva a los edificios cerrados como medida sanitaria pero los que vivimos en casas independientes también requerimos alimentos. 

Cualquier vecino nos alcanza el pan o el yogur de la cuota, pero eso no alcanza, más cuando se tiene niños en casa. No puedo pedir a un vecino que haga horas de cola para comprar pollo o aceite o lo que sea para dármelo después. Si llevan alimentos y otros productos a los edificios por qué a las casas, ¿no?

Si queremos que se cumpla el aislamiento a conciencia, hay que crear las condiciones”, sentenció.

Señala el sitio web que “Cumplir con lo que nos toca debe ser el factor común, concientizar la verdadera magnitud de la situación, elevar la percepción del riesgo, ser parte de la solución y no el problema. Solo así seremos capaces de contar la historia como los grandes triunfadores”.

Pero para cumplir las disposiciones sanitarias precisa crear condiciones y atender a los desfavorecidos. Varios de los comentarios de los lectores señalan que muchas soluciones descansan en la gestión estatal; pero esto no sucede.

En octubre último, cuando la situación era menos compleja, el régimen decidió convertir cada casa en un centro de aislamiento, incluso para los cubanos que viajaban al extranjero y residentes en el exterior. El actual rebrote del coronavirus ha cambiado esa realidad.

 

Coronavirus en Cuba: restricciones de vuelos y aislamiento 

El rebrote de COVID-19 obligó a retroceder de fase epidemiológica a varias provincias, entre ellas la capital, que, por sus características sociodemográficas, ha sido la provincia de mayor complejidad para el control de la enfermedad durante la mayor parte de los últimos 10 meses.

El régimen responsabiliza a los ciudadanos que han viajado y regresado del exterior del rebrote que padece el país desde mediados de noviembre, cuando decidió reabrir sus aeropuertos internacionales.

El Estado no ha establecido un cierre de fronteras definitivo, pero decretó la reducción del número de vuelos diarios y amenaza a los cubanos residentes en el exterior con cuantiosas multas y sanciones en caso de que incumplan con las medidas sanitarias durante su estancia en la isla.

Otro anuncio reciente del gobierno establece que el regreso obligatorio de la cuarentena para los viajeros que arriben a Cuba luego del pasado 6 de febrero. 

Estos serán trasladados a centros de aislamiento -hoteles en el caso de turistas y cubanos no residentes, quienes deberán asumir el coste de su estancia-. Ya varias provincias han comunicado los centros de hospedajes y en algunos los precios son de hasta 900 dólares por día.

A principios de enero el régimen cubano restringió la llegada de vuelos desde EE.UU, México, Panamá, República Dominicana, Haití y Bahamas, y comenzó a exigir a los viajeros un PCR negativo para entrar al país.
También se suspendieron vuelos con Haití y se adicionaron a la lista de restricciones Colombia y Jamaica.