Cuba: sin cuarentena y con reuniones en barrios y escuelas
Solo en la provincia Guantánamo se prevén más de mil reuniones de este tipo
Audiencia sanitaria en Cuba
 

Reproduce este artículo

Mientras la mayoría de los países afectados por el coronavirus se inclinan hacia el aislamiento social para frenar la pandemia, las autoridades cubanas han comenzado a organizar reuniones con decenas de personas por todo el país.

Reportes de medios de prensa oficialistas dan cuenta de actos similares llamados “audiencias sanitarias” en ciudades como Santa Clara, Ciego de Ávila, Camagüey, Guantánamo y la capital.

Según informó el periódico que tiene en Villa Clara el Partido Comunista (único), “las medidas de protección individuales y las que toma el país centraron el debate” con la presencia del doctor Yendry Gattorno, director municipal de Higiene y Epidemiología, así como una larga lista de funcionarios del partido y el gobierno.

Contradictoriamente, se reseña que el doctor Gattorno hizo hincapié en la necesidad de extremar las medidas higiénico-sanitarias, así como “evitar los saludos directos, las aglomeraciones y el contacto con pacientes con enfermedades respiratorias de cualquier tipo”.

Esas “audiencias sanitarias”, en las que se insta a participar a todos los ciudadanos, incluso a grupos vulnerables como ancianos y menores, no solamente se hacen en los barrios, también en los centros de estudio y trabajo, pues en Cuba no se han cerrado las escuelas públicas para nacionales (sí las de extranjeros), ni se limitó el trabajo a actividades esenciales.  

 

 

En la Escuela de Arte Ñola Sahíg Sainz, de Ciego de Ávila, para niños de enseñanza primaria, se reunió a estudiantes y trabajadores en un local para exponerles las medidas que las autoridades sanitarias creen necesarias para mitigar el impacto del COVID-19 en la isla.

Es de suponer que no será la única que se organice con niños, pues se reseñó que el encuentro “forma parte de la estrategia que hoy se implementa en las escuelas de la provincia para prevenir el contagio con la nueva enfermedad”.

Según Aralis Espinosa, directora de la escuela, a diario se realiza una “pesquisa activa con los estudiantes”, entre quienes hay varios con régimen de internos, “para identificar a aquellos que puedan presentar alguna sintomatología asociada a infecciones respiratorias agudas, para lo que la escuela cuenta con personal de enfermería las 24 horas”.

Con lo que no cuentan, al parecer, es con cubiertos personales y garantizarlos es responsabilidad de los alumnos y sus familias. Espinosa precisó que se insiste para que cada niño tenga su vaso y su cuchara; y en caso de ser necesario la institución cuenta con “un número importante” de mascarillas artesanales donadas por el estatal Fondo Cubano de Bienes Culturales.

En Guantánamo Yané Garbey, especialista en Medicina General Integral, ante las dudas de la población habló de “los esfuerzos y preparación” para prevenir la pandemia y contrarrestarla, si fuera necesario, porque “ningún país cuenta con un sistema de salud, como el de Cuba, para salir airoso en este trance que tiene al planeta en vilo”.

Garbey, que según la agencia oficial ACN fue enviada a capacitarse en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), se dedica a explicar “cómo debía toserse, comportarse en un transporte público, y sobre todo en el hogar, para salir adelante contra esta patología, que aprovecha cualquier descuido para ser letal”.

Solo en Guantánamo, se prevé que hagan mas de mil reuniones de este tipo, entre los horarios de 5 y 30 y 7 y 30 p.m., cuando buena parte de las familias están en sus hogares para garantizar la mayor asistencia posible.

Según González, diariamente informan al Centro Nacional de Escuelas Arte los casos de estudiantes con gripe o síntomas similares, que tras ser evaluados por facultativos son enviados a sus hogares, “pero hasta la fecha no hay existencia de ningún caso en los centros”. En Camagüey, 640 estudiantes y 509 trabajadores de escuelas del Sistema de la Enseñanza Artística ya han participado en tales reuniones, según María Julia González, directora del referido sistema.

Las principales medidas que recomiendan las autoridades es lavarse constantemente las manos con soluciones de hipoclorito de sodio, jabón o alcohol, y el fortalecimiento de la higiene de escuelas y centros de trabajos. Pero los insumos van a la cuenta de las familias en un país atacado por una persistente crisis de abastecimiento.

Ni la limitación de la llegada de extranjeros al país, ni la suspensión de clases, son medidas que el régimen contemple implementar por ahora, aunque se ha demostrado que un portador de coronavirus puede estar unas dos semanas sin síntomas de COVID-19. Por el contrario, organizan por todo el país reuniones para una capacitación que sería más prudente hacerla por otras vías que limitaran la aglomeración de personas.

 

 

El miércoles, el Ministerio de Salud Pública de Cuba confirmó el primer fallecimiento a causa de la COVID-19 y nuevos casos positivos al coronavirus SARS CoV-2. Ya suman 11 los reportados como positivos hasta el momento en el país; al tiempo que más de 350 pacientes permanecen hospitalizados por considerarse casos sospechosos.