Castrismo explica por qué no quiere vacunas de COVAX

La dictadura cubana prefirió sus candidatos vacunales a integrar el programa COVAX, creado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Alianza para las Vacunas GAVI para distribuir vacunas contra COVID-19 a nivel global, así lo aseguró doctor Gerardo Guillén, director de investigaciones biomédicas del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB).
Cuba no quiere vacunas de COVAX
 

Reproduce este artículo

La dictadura cubana prefirió sus candidatos vacunales a integrar el programa COVAX, creado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Alianza para las Vacunas GAVI para distribuir vacunas contra COVID-19 a nivel global, así lo aseguró doctor Gerardo Guillén, director de investigaciones biomédicas del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB).

El funcionario, en conferencia de prensa, aclaró que el país no se negó a recibir las vacunas de COVAX; pero apostó por destinar recursos para la producción propia. En una isla carente de los medicamentos más básicos el régimen prefirió enfocarse en las vacunas y no en resolver la escasez de medicinas que afecta a los cubanos.

“Además de que el camino fue diseñar proyectos propios con los recursos económicos disponibles y pese a recrudecimiento del bloqueo de Estados Unidos, Cuba tampoco pertenece a Covax pues no figura entre las 92 economías de ingreso bajos y medianos que cumplen los requisitos para recibir el apoyo del compromiso anticipado de mercado”, resaltó Guillén según informara el oficialista Granma.

En contraposición a ello, en marzo último el director ejecutivo de la Alianza de Vacunas Gavi, Seth Berkley explicó en marzo pasado que: “Cuba ha decidido no unirse a la iniciativa, por eso no tienen dosis. Venezuela tendrá dosis, pero los datos no están muy claros. Y en cuanto a México, recuerden que esta es la primera asignación, habrá más según tengamos más, pero cada país decide qué cantidad quiere tener. Algunos han elegido el máximo y otros menos, según sus acuerdos”.

El directivo argumentó que Cuba “ya sobrepasó los niveles de vacunación propuestos por dicho mecanismo”, sin embargo, en marzo cuando la isla pudo incluirse en el programa aún no había terminado los estudios clínicos de Soberana y Abdala.

Hasta la fecha, un 25 por ciento (dos millones 821 mil 478) de la población cubana ha sido inmunizada, aunque las cifras de contagio marcan el peor momento de la pandemia en el país caribeño. Muchos han desestimado vacunarse pues no confían en los resultados expresados por el régimen acerca de sus propios fármacos.

Los dos esquemas de inmunización cubanos, según organismos propios del castrismo, demostraron un 92,28 y 91, 2 por ciento de eficacia.

Rechazan vacunas de COVAX

Cuba no forma parte de los 18 países de América Latina que reciben 26 millones de vacunas, principalmente de AstraZeneca, entre marzo y mayo, por parte del programa COVAX, creado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Alianza para las Vacunas GAVI para llevar vacunas contra COVID-19 a todas las naciones.

No figura así en el listado general de 142 países. COVAX previó enviar 237 millones de dosis en abril, mayo y junio a los presentes en la lista.

Entre las pretensiones de COVAX, explicadas en su sitio web oficial, figuran que la iniciativa llevara dosis de vacunas para al menos el 20% de la población de cada país, buscan poseer una cartera de vacunas diversas y poner fin a la fase aguda de la pandemia con el fin de reconstruir las economías devastadas en este contexto.

Las naciones latinoamericanas que más vacunas obtendrán serán “Brasil (9,1 millones) y México (5,5 millones). Argentina recibirá 1,9 millones de dosis; Perú, 1,2 millones; Chile, 818.000; Ecuador, 756.000; Bolivia, 672.000; Paraguay, 304.000; y Uruguay, 148.000”.