Investigan robos de medicinas en Ciego de Ávila

Autoridades del régimen cubano en la provincia de Ciego de Ávila investigan 11 denuncias vinculadas al robo de medicinas en unidades del sistema de Salud.
Farmacia en Cuba: Foto tomada de Reuters
 

Reproduce este artículo

Autoridades del régimen cubano en la provincia de Ciego de Ávila investigan 11 denuncias vinculadas al robo de medicinas en unidades del sistema de Salud.

A decir del medio castrista Granma, los medicamentos sustraídos son vendidos en el mercado informal a precios astronómicos.

Los implicados en este delito de hurto pertenecen, en su mayoría, a las áreas de enfermería y de servicios, según se dio a conocer en una sesión del Grupo temporal provincial para el enfrentamiento a la pandemia.

Hasta el momento, la delegación del Ministerio del Interior de ese territorio mantiene en prisión provisional a los responsables y continúa las averiguaciones en busca de otros culpables de la violación.

Varios son los medicamentos sustraídos, entre ellos dipirona (en falta desde tiempos de coyuntura en las farmacias cubanas), tramadol, dexametosona, furosemida, bulbos de rocephin y caretas de protección.

Estas investigaciones responden al llamado del presidente del régimen cubano, Miguel Díaz-Canel que el sábado 7 de agosto afirmó que “se acabó ya la contemplación en los territorios con la venta ilegal de medicamentos”, un fenómeno que instó a enfrentar a todos los gobernadores provinciales, de conjunto con elementos del Ministerio del Interior y otros organismos estatales.

En la reunión del grupo temporal de trabajo del Gobierno para el enfrentamiento a la COVID-19, el también primer secretario del Partido Comunista y único permitido legalmente en Cuba criticó la pasividad de las autoridades ante el crecimiento de la venta ilegal de medicamentos, sobre todo en grupos de redes sociales, y ordenó actuar contra ella porque, dijo, agrava la compleja situación que vive el país.

Régimen impide entrada de medicamentos donados desde el exterior

La semana anterior la activista cubana Salomé García Bacallao, que participa en la recogida de donaciones de fármacos en España, denunció la falta de asientos en los vuelos comerciales a Cuba para hacer llegar un cargamento de más de 600 libras de medicinas a Cuba.

"Miami: 640 lbs de medicinas empacadas y listas para llevar a Cuba. No hay asientos disponibles en vuelos comerciales y lleva meses colapsada con paquetería. No es culpa del embargo sino de @PresidenciaCuba q limita los vuelos desde #EstadosUnidos. @BrunoRguezP #SOSCuba".

Se trata de medicamentos que colectaron integrantes de la comunidad cubana en Estados Unidos y que según la activista, debido a problemas con los servicios aduaneros cubanos permanecen sin vías para ser enviados. 

García Bacallao agregó en un post público que la falta de vuelos no "es culpa del embargo sino de @PresidenciaCuba q limita los vuelos desde #EstadosUnidos".

El 14 de julio, a raíz de las protestas que se desataron en la isla, el gobierno autorizó la importación sin límites de alimentos, medicinas y otros productos básicos hasta el 31 de diciembre en todos los aeropuertos, con excepción de Varadero y Cayo Coco.

Se prevé que el efecto de esta medida sea limitado, debido a que durante la pandemia los vuelos internacionales que operan desde Cuba se limitan a unos pocos a la semana, parte de ellos en la ruta La Habana-Madrid, y las conexiones con países vecinos como Estados Unidos, México y Panamá se encuentran reducidas al mínimo.

La escasez de medicamentos llega a tales niveles que el gobierno cubano aceptó donaciones de Nicaragua, México, Rusia y otros países aliados. Esos envíos incluyen alimentos.

Al cierre del mes junio se reportaron 116 medicamentos en falta, de ellos 87 producidos a nivel nacional; mientras de los 77 que en la actualidad están ausentes en la red de farmacias, 67 son elaborados en el país, precisó en julio José Ángel Portal Miranda, ministro de Salud Pública.