Piden a Bélgica que ayude en la “democratización y liberación” de Cuba

Exiliados cubanos piden que "se ponga fin a la colaboración de la Unión Europea y sus estados miembros, por tanto, Bélgica, con el régimen" y abogan por una política exterior de Bruselas "con sus aliados de la OTAN con el fin de erradicar de una vez por todas el régimen tiránico más largo en la historia de nuestro hemisferio”
Piden a Bélgica que ayude en la “democratización y liberación” de Cuba
 

Reproduce este artículo

El activista Léo Juvier-Hendrickx, en representación de los Cubanos Libres de Bélgica, se reunió este jueves 12 de agosto con funcionarios del Ministerio de Asuntos Exteriores del país europeo, para denunciar la dictadura cubana y pedir ayuda a ese gobierno y la comunidad internacional.

Juvier-Hendrickx fue recibido por el gabinete de la ministra de asuntos exteriores Sophie Wilmès. Entre las ideas que trasladó el activista a los funcionarios belgas, expuestas en un documento al que tuvo acceso ADN Cuba, está la denuncia de que “Cuba es hoy un estado totalitario fallido sin los principios de separación de poderes, estado de derecho y respeto a los derechos humanos y libertades fundamentales”.

Además, señala que la isla “sigue siendo uno de los aliados más cercanos de la Federación de Rusia, Irán, China, Corea del Norte y el país que más apoya al gobierno ilegítimo de la República Bolivariana de Venezuela y Nicaragua a través de estrategias de guerra híbridas, asistencia logística y entrenamiento militar”.

Los Cubanos Libres de Bélgica exigen “que las instituciones europeas dejen de cooperar con el gobierno cubano, que ha violado reiteradamente los acuerdos de cooperación entre la Unión Europea y Cuba. El exilio cubano pide que se ponga fin a la colaboración de la Unión Europea y sus estados miembros, por tanto, Bélgica, con el régimen cubano y aboga por una política exterior cohesionada de este último con sus aliados de la OTAN con el fin de erradicar de una vez por todas el régimen tiránico más largo en la historia de nuestro hemisferio”.

Alegan que el régimen cubano “ha intervenido en las relaciones exteriores y su papel en la incitación de conflictos violentos y disturbios en la región de las Américas han sido demostrados por las autoridades, la policía y los servicios de inteligencia de los Estados Unidos, de Colombia, Ecuador, Chile, Bolivia. y Paraguay entre otros”.

También, afirman que “Bélgica aún guarda silencio ante la instrumentalización de la policía belga para reprimir a los defensores de los derechos humanos y acepta la injerencia de la embajada cubana a nivel político, económico y cultural en Bélgica”.

Expusieron al gobierno belga que “económicamente, los militares controlan el monopolio de varias empresas en el país. Por ejemplo, Gaesa (Grupo de Administración Empresarial, S.A., controlado por  las Fuerzas Armadas), actúa como un estado mafioso fantasma dentro del estado, no controlado por ninguna otra institución estatal. Este grupo administra la empresa Gaviota, que a su vez controla todas las instalaciones turísticas del país. Los asuntos económicos belgas en Cuba se llevan a cabo estrictamente sin garantías constitucionales con el régimen castrista y no benefician al pueblo cubano”.

El grupo de exiliados denunció a través de Léo Juvier-Hendrickx “la severa represión actual del régimen castrista contra la libertad de pensamiento, expresión, prensa, movimiento, asociación, investigación académica, religión y otras libertades”, lo que definen como “un gran desafío para los gobiernos de las democracias que han hecho cumplir la presunción de inocencia al 'gobierno' de la República de Cuba. Sin embargo, desde la resolución europea del 10 de junio, el gobierno cubano finalmente ha sido reconocido como una dictadura”.

Los Cubanos Libres de Bélgica piden “inequívocamente en nombre del pueblo cubano” que Bruselas “se ponga del lado del pueblo cubano y se comprometa a apoyarnos en el proceso de democratización y liberación de nuestro país”.

Solicitan que los funcionarios del Estado belga ayuden a “enviar un mensaje urgente a la comunidad internacional en nombre del pueblo cubano en el 76º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas este próximo septiembre”.

Según declaró tras el encuentro, representó también a más de 430 mil firmantes de una petición lanzada en Change.org, con la que se solicita al Congreso de Estados Unidos, la Organización de Estados Americanos, la ONU, el Parlamento Europeo, y la OTAN, una “intervención militar por razones humanitarias”, para “poner fin a la mafia castrista y liberar al pueblo cubano que vive sumido en el terror, la miseria, el hambre y la coacción”.

Según Juvier-Hendrickx, “en el diálogo se abordaron puntos importantes como el cese del acuerdo de la Unión Europea y Cuba, el reconocimiento de la Sociedad Civil, el cese de la cooperación cultural oficialista con el régimen y las acciones a tomar para aliviar la situación de Cuba. La reunión concluyó con la promesa de una respuesta oficial a nuestra petición que emplaza al régimen castrista como los culpable de la miseria del pueblo cubano”.