Animalistas independientes quedan fuera de elaboración de Decreto Ley para bienestar animal
Sin embargo, fueron ellos los que promovieron esta iniciativa desde la sociedad civil
Cuba marcha maltrato animal
 

Reproduce este artículo

La prensa oficial cubana anunció para fines de año un Decreto-Ley para la protección de los animales. Ninguna de las organizaciones independientes que lucharon por esta normativa está presente en las discusiones —a puertas cerradas— para dar cuerpo al texto legal.

Sobre el tema dijo el artista y activista Yaser Castellanos a Radio Televisión Martí que la información publicada en el periódico Granma “intenta hacer creer a la ciudadanía que se trata de una iniciativa del Estado, cuando en realidad responde a las protestas y peticiones que hemos estado promoviendo los protectores desde la sociedad civil independiente”.

La lista de instituciones que componen el equipo de debate del Decreto-Ley no ha sido inclusivo, al contrario, son todas estatales, aunque se disfracen como ONGs, apuntó el activista.

“La primera que mencionan es la oficialista ANIPLANT (Asociación Cubana para la Protección de Animales y Plantas) de la que todos nos quejamos por su insuficiente labor y mala gestión”.

La defensa y protección de los animales en Cuba requiere mucho sacrificio y dedicación por las carencias materiales y de alimentos que aquejan a la mayoría de la gente.

“El hecho de que nos hayan dejado fuera, completamente, de la creación de esa legislación demuestra que no hay una voluntad de reconciliación con los activistas independientes, ni de ceder a las demandas que hemos hecho. Muchos llevamos años pidiendo una ley e incluso se habían compilado propuestas para que fueran integradas a ella”, lamentó Castellanos.

La comisión elegida por las autoridades para la elaboración del Decreto Ley detectó componentes que conspiran contra “el bienestar de los animales”, entre otros, “la insuficiencia en la atención primaria de salud de las clínicas y consultorios veterinarios en la Isla, el maltrato físico y mental a los animales por parte de algunos propietarios, el abandono de animales afectivos por parte de la población”.

“En general”, expresó Castellanos, “elementos relacionados con la indisciplina y falta de sensibilidad de la gente no con la ineficacia del régimen para resolver este y otros muchos problemas del país”.

En noviembre de 2019, una veintena de defensores independientes protestaron contra las matanzas de perros y gatos callejeros frente a la sede de Zoonosis (Centro de Observación Animal) en La Lisa, La Habana.

De esa manifestación surgieron reuniones entre activistas y organismos estatales, que prometieron un trabajo vinculado a los autónomos para elaborar las políticas sobre los animales en la nación, algo que, al parecer, no se cumplirá.