Familiares de fallecido en protestas del 11J denuncian que victimario está libre y “con una moto mejor”

Familiares de Diubis Laurencio Tejeda, el único fallecido reconocido en las protestas del 11J, denuncian que el autor de la muerte sigue libre y con mejores condiciones laborales
Diubis Laurencio Tejeda (izq.) y su victimario, el subteniente de la policía Yoennis Pelegrín Hernández
 

Reproduce este artículo

A un año de las protestas antigubernamentales de los días 11 y 12 de julio de 2021 (11J), los familiares de Diubis Laurencio Tejeda, el único fallecido reconocido oficialmente durante el levantamiento popularidad del, denuncian que el subteniente de la Policía cubana Yoennis Pelegrín Hernández, responsable de la muerte, permanece en libertad y “con una moto mejor” que la que tenía al momento de los acontecimientos.

En declaraciones a Diario de Cuba, un familiar del fallecido que prefirió ocultar su identidad y su vínculo con Laurencio por temor a represalias, aseguró que a Pelegrín Hernández “le cambiaron la moto que usaba por una mejor” y que actualmente es uno de los jefes de la Policía en Mantilla, en el municipio habanero de Arroyo Naranjo, el al que pertenece el La Güinera, el barrio en el que se suscitaron las protestas el 12 de julio en las que fue ultimado Laurencio Tejeda. 

Según el familiar, tiempo después de la muerte de Laurencio Tejeda, la familia de la víctima fue llamada a la Fiscalía Militar para ser notificada de que el policía “había actuado ‘en defensa propia’”, una versión que los familiares y allegados a la víctima consideran una “barbaridad” que no puede ser aceptada.

“Todo el mundo sabía que 'Pikirí’, como cariñosamente le decíamos [ aLaurencio Tejeda] tenía el brazo izquierdo lisiado, y por lo tanto nunca pudo haber agredido al policía. El gobierno sabe que nosotros siempre nos hemos negado a aceptar esa versión”, aseveró la fuente al referido medio.

“Fuimos obligados a cremar el cuerpo y la velada por su muerte apenas duró dos horas bajo un fuerte operativo policial. La madre de Diubis ha sufrido demasiado esta muerte, era su único hijo y actualmente ella se encuentra en Santiago de Cuba, donde vivía antes de que él la trajera a vivir a La Habana”, agregó.

El familiar también aseguró que el 12 de julio, en el aniversario de las protestas en La Güinera, pusieron carteles con mensaje contra el régimen y pintaron paredes con consignas como “¡Abajo la dictadura!” y “¡Libertad para los presos políticos!” en el parque que se encuentra frente a la casa donde vivía el fallecido.

“Enseguida vinieron a quitarlo todo con varios camiones y patrullas para intimidar a los vecinos”, comentó otro de los familiares de Laurencio Tejeda, también bajo condición de anonimato.

La Fiscalía Militar abrió en septiembre un expediente para instruir por cargos de homicidio y lesiones al subteniente Pelegrín Hernández, natural de Guantánamo y de 29 años.

Nueve meses después, el oficial sigue en libertad y se desconoce si el expediente fue sobreseído en su totalidad o continúa en fase de instrucción.

La libertad de Pelegrín Hernández y su supuesta mejoría laboral contrastan con la situación de los manifestantes juzgados en la isla, condenados muchos de ellos a numerosos años en prisión, bajo amenazas a familiares que se atreven a alzar su voz para exponer las arbitrariedades de sus casos.

Los juicios a los manifestantes del 11J han sido criticados por organizaciones internacionales de derechos humanos y la sociedad civil independiente de la isla, que consideran han sido procesos guiados por motivos políticos y carentes de garantías y apego a normas elementales del derecho.

Hasta el momento, la organización Justicia 11J registra 1.512 personas detenidas a raíz de las protestas, de las cuales 594 han sido juzgadas y sancionadas.