Una cola de más de 200 personas para comprar hígado y pollo en Sta Fe, La Habana
El pollo volvió a reunir en una cola-concentración popular a más de 200 cubanos. Esta vez estuvo acompañado por el hígado y fue en Santa Fe, donde quizás alguno también puedo haberse llevado coronavirus en oferta
Cola en Santa Fe para comprar pollo e hígado
 

Reproduce este artículo

Mantener el distanciamiento social en Cuba es quimérico y cada día surgen nuevos episodios que así lo demuestran. No importa que se haya suspendido el transporte público para evitar las congestionadas guaguas en hora pico y a cualquier hora. La escasez habitual de la isla hace que para lo mínimo que se venda se aglomeren decenas y hasta centenares de personas, a quienes la distancia de más de un metro entre cada uno le parece una tontería cuando está en riesgo el no alcanzar aquello que pretende comprar.

Las imágenes de inmensas colas para comprar pollo, detergente o cualquier otro producto son como el pan nuestro de cada día, uno que echa por tierra aquello prometido por el gobierno cubano de que se iba a llevar alimentos a todas las localidades, para evitar desplazamientos innecesarios de personas y aglomeraciones en torno a establecimientos comerciales.

Incluso en las tiendas recaudadoras de divisa de los barrios las colas son enormes y continuas, y todo por una escasez que, lejos de solventarse, presumiblemente irá al alza por la crisis que la pandemia de coronavirus ya está provocando en Cuba y todo el mundo, aunque, sabemos, las economías frágiles y disfuncionales, como las de la isla, son las que siempre se llevan la peor parte.

Así, el reciente episodio de aglomeración social por necesidad y escasez, al menos del que dan cuenta las imágenes circuladas en redes sociales, se dio en la localidad de Santa Fe, en La Habana, donde la venta de pollo e hígado provocó una concentración de más de 200 personas.

En el video que circula de la escena se escucha a un ‘organizador’ explicar cómo se organizará la venta. Se darán 200 turnos, uno por libreta, y sólo se permitirá comprar un paquete de hígado y otro de pollo, ese alimento que pocos anticipaban sería el inseparable amigo del coronavirus en Cuba.

Luego de que el hablante detallara la obligatoriedad de la libreta para adquirir esos alimentos en una tienda supuestamente recaudadora de divisa, no una bodega, se ve como algunas personas comienzan a retirarse y los murmullos afloran, dificultando la escucha del resto de la explicación.

Cuántos habrán alcanzado pollo o hígado es un dilema que el video previo al expendio no muestra. Seguramente muchos, ya que difícilmente una tienda local tenga un inventario abundante para satisfacer, así sea con un único paquete, a todas las personas allí aglomeradas.

Asimismo, tampoco sería certero anticipar si hubo o no algún contagio del virus causante de la COVID-19. De haber estado presente en la concentración popular de Santa Fe que rindió homenaje al pollo y el hígado algún caso asintomático, es seguro que más de uno, aparte de los alimentos, si alcanzó, haya adquirido el peligroso virus, ese que no pide libreta para que lo cojas y sólo necesita que estés en el momento y el lugar equivocado, sin seguir las medidas preventivas pertinentes.