Tienda Clandestina preocupada por miembros de Movimiento San Isidro

Este post se da luego de fuertes críticas hacia el establecimiento privado, por un tímido pronunciamiento ayer, que pedía diálogo, pero sin referencias claras a lo que estaba sucediendo en la isla
Tienda "Clandestina" preocupada por miembros de Movimiento San Isidro
 

Reproduce este artículo

La tienda Clandestina finalmente manifestó su preocupación por la integridad física y moral de miembros del Movimiento San Isidro, sacados este jueves violentamente de su sede.

"Clandestina es un colectivo de creativxs, artistas y emprendedores que cree en el diseño, el arte y la cultura como medios para construir futuros. Creemos que el diálogo, la tolerancia y el respeto a la diversidad de ideas son medios para poder construir ese futuro. Estamos preocupadxs por los miembros del Movimiento San Isidro y por su integridad física y moral", señalaron en Facebook este viernes.

Este post se da luego de fuertes críticas hacia el establecimiento privado, por un tímido pronunciamiento ayer, que pedía diálogo, pero sin referencias claras a lo que estaba sucediendo en la isla.

Muchos cubanos notaron la contradicción entre las vivas a Joe Biden y el silencio sobre los atrincherados en San Isidro, y se lo hicieron sabe en el Facebook oficial de la marca.

"Ayer a las 5 p.m. ya estaba estructurado el plan de desalojo [en San Isidro], pedir diálogo AYER es un perro descaro y una bajeza. Llamen a la DICTADURA por su nombre, únanse al cambio, móntense en el tren a tiempo, el puto pueblo SUS CLIENTES se lo van a agradecer", exigió el prestigioso diseñador gráfico cubano Rafael Alejandro.

Por su parte, la periodista Patricia González expresó: "¿Dialogar con quién???? ¿Con quien te saca a golpes??? ¿Con quien te tilda de delincuente por pensar diferente? ¡Respétense por favor!".

Para concluir la tienda dijo que apoyaba "las acciones que buscan a través de medios no violentos el diálogo y la consecución de metas relacionadas con la justicia social. Creemos en un futuro inclusivo, donde todxs Ios cubanos puedan ser escuchados, estar representados y encontrar su espacio dentro y fuera de la Isla".

 

 

Las protestas del Movimiento iniciaron cuando el joven músico, Denis Solís González, fue condenado a ocho meses de prisión por ‘desacato’, tras ser detenido violentamente el 9 de noviembre de 2020, en las calles Habana y Paula, a unas cuadras de su casa, y le realizaron un juicio sumario dos días después.

El 16 de noviembre en la sede del Movimiento San Isidro, La Habana, 15 personas lograron ingresar y allí tenían planeado quedarse para leer poesía y realizar performances, bailes, a favor de la liberación de su compañero.

Desde su llegada, la calle se cerró en un operativo de decenas de policías y agentes de la Seguridad del Estado, que evitaban el ingreso de más disidentes al lugar. Dos días después, el 18 de noviembre, los sitiadores cortaron también el suministro de alimentos que una vecina, Daylys Bandera Rodríguez, intentaba llevar hasta la sede del MSI. Le robaron la comida y el dinero, denunció.

Ante el intento de rendirlos por hambre, nueve de los atrincherados anunciaban el inicio de la huelga; tres de ellos, de hambre y de sed.

La noche de este jueves, autoridades del régimen cubano, bajo el pretexto del coronavirus, irrumpieron violentamente a la sede del MSI y se llevaron a todos los plantados. 

Hasta el momento continúan desaparecidos el artista y fundador del grupo, Luis Manuel Otero Alcántara; y la profesora, Anamely Ramos.