Tencas y clarias para matar el hambre en Granma

Los cubanos le hacen frente a la crisis alimentaria como pueden, o más bien, como el régimen les permite, porque mientras a unos les toca pelear por el pollo, otros tienen que conformarse con croquetas de claria.
Tencas y clarias para matar el hambre en Granma
 

Reproduce este artículo

Los cubanos le hacen frente a la crisis alimentaria como pueden, o más bien, como el régimen les permite, porque mientras en unos territorios solo hay pollo, a cuentagotas y luego de varias horas en una cola, en otros tienen que conformarse con croquetas de claria, de esas que por estos días han estado explotando y causando quemaduras en las personas.

O en el mejor de los casos, conformarse con ventrechas de tenca (parte de la columna del pescado), como en el caso de los habitantes de Río Cauto, en la provincia de Granma, los cuales tienen que matar el hambre con tencas y clarias, según un artículo publicado este 24 de abril por el diario estatal La Demajagua.

La unidad empresarial de base (UEB) Pescauto, en Guamo Embarcadero, municipio de Río Cauto, perteneciente a la empresa pesquera Granma (Pecagran), es la encargada de la pesca y el procesamiento de estos ejemplares de agua dulce destinados a la alimentación de los habitantes de ese territorio, pero también para los de otros municipios de la oriental provincia.

El problema aquí, más allá de que estos peses no se encuentren en la preferencia del pueblo, es que la producción no cubre la demanda, a pesar de que la UEB además de filetes y ruedas de claria, también produce bandas de tenca sin piel y ventrechas, y bandas con piel destinadas a la industria, en Bayamo, para elaborar croquetas y masa de croquetas, con el objetivo de que la materia prima rinda más y así aumentar las ofertas a la población.

Lo paradójico es que Granma es una de las provincias con mejores resultados de pesca en la plataforma marina, pero lo que sucede es que la mayor parte de todo el volumen obtenido en el mar es destinado al mercado internacional o a la industria turística, dejando muy poco para el consumo de la población, algo que forma parte de las razones por lo cual el régimen produce peses de agua dulce.

Por ultimo hay que señalar que aunque el director de la UEB, Roger Rivero Miranda, insiste en que esa entidad "es netamente acuícola y su objeto social consiste en la reproducción y cría de peces de agua dulce", la mini industria, junto a la cocina-comedor, posees un espacio destinado a la elaboración de puré de tomate, tan demandado por estos días como escaso.