Carne para dólares y claria para peso cubano
Mientras que para los que tienen divisas aparecen tiendas abarrotadas, con cárnicos medianamente variados, para los que sólo tienen pesos cubanos va quedando la claria
Carne para dólares y claria para peso cubano
 

Reproduce este artículo

La escasez de alimentos golpea a Cuba desde hace ya algunos meses, pero mientras para los que tienen divisas aparecen ahora tiendas abarrotadas de carne, para los que solo tienen pesos cubanos va quedando la claria.

Este 28 julio la emisora estatal CMHW, perteneciente a la provincia de Villa Clara, publicó un artículo en su página Web donde reseña el trabajo que se realiza en la Granja Minerva en función de aumentar la producción de claria, con el objetivo de hacer frente a la crisis alimentaria por la que atraviesa el país.

"El desarrollo de la acuicultura en Villa Clara constituye una estrategia de primer orden para brindarle más alimentos a la población. En una de las instalaciones para este fin, la Granja Minerva se fomenta la ceba del pez Claria. Para este 2020 esperan aportar a la industria unas 350 toneladas de este surtido, una cifra alejada de su máximo potencial de cría", expone el artículo.

En conversación con la emisora, Amaury Ruiz Pérez, jefe de la Granja, declaró que en estos momentos se encuentran "trabajando en una reparación capital de la estación para recuperar el potencial productivo de unas 710 toneladas. Contamos con 19 estanques de una hectárea cada uno, de ellos cinco están en reparación".

El interés del régimen en la cría de claria está dado por su rápido crecimiento, lo cual ayuda a suplir en alguna medida la falta de proteína animal, a lo que hay que sumar que la industria utiliza cada parte del pez, pues con él, además de los filetes que son destinados al sector del turismo, se producen para el pueblo hamburguesas, picadillos y croquetas, y los desperdicios son utilizados en la producción de pienso para las propias clarias.  

Amaury Ruiz explicó que en aproximadamente seis meses los peces alcanzan el kilogramo, peso con el ya están listos para ser entregados a la industria.

"Nos entran los alevines de 0,6 gramos de la estación de Pispavón y en aproximadamente seis meses alcanzan el peso comercial de 1 kilogramo", afirmó Ruiz Pérez.

El directivo explicó además que con una capacidad de hasta 60 mil ejemplares de claria, las estrategias para su alimentación resultan fundamentales para recuperar todo el potencial productivo de la granja, lo que los ha obligado a que en la actualidad trabajen en el montaje de una planta de procesamiento de los subproductos procedentes de la industria cárnica, capaz de aumentar la propia producción de alimentos para los peces.

Asimismo, agregó que en toda la provincia se desarrolla un plan de inversiones con el objetivo de aumentar la producción de alevines que tributen directamente a las granjas de ceba de varias especies de peces de agua dulce.