Sobra de comedores de hospitales para cerdos de Caibarién
La disyuntiva del régimen: producir alimento para cebar animales, cuando pudiera ser empleado en el consumo de la población
Pienso líquido a base de yuca y sobras de comedores de hospitales es el nuevo alimento para la ceba de cerdos en Caibarién
 

La crisis económica por la que atraviesa Cuba desde 2018 ha incidido directamente en muchos ámbitos del país, dentro de los que se incluye la importación y producción de alimentos para la cría de ganado menor, y a esto no escapa la ceba de cerdos.  

Este 29 de julio la emisora estatal Radio Caibarién, perteneciente a la provincia de Villa Clara, publicó un artículo en su sitio web donde señala como una alternativa a la escasez de alimento porcino, la utilización pienso líquido a base de yuca y sobras de los comedores de hospitales.

"En la Unidad Empresarial de Base de Texico (UEB-T), se ensayan varias estrategias para la diversificación de modelos eficientes de engorde súbito, a partir de la conjugación de distintos tipos de pienso y otros subproductos de origen orgánico", precisó la emisora estatal.

Al respecto el director técnico de desarrollo de la Empresa Porcina de Villa Clara (EPVC), Rolando Valdés Vega, declaró que en la UEB-T "se administra ─además de la tradicional dieta a base de granosun nutritivo pienso líquido elaborado en una planta adjunta a los cebaderos que abastece también las demandas del cercano centro de ceba de Charco Hondo".

De lo que se trata es de que la fábrica procesa desechos sólidos provenientes de la Cayería Norte de Villa Clara, los comedores escolares y hospitalarios de toda la provincia y las barreduras de semillas de la industria alimentaria.

Mientras el país atraviesa por una crisis alimentaria, la cual incluye la poca disponibilidad de viandas, Valdés Vega agregó que "en los terrenos aledaños se siembran más de cien hectáreas de yuca, tubérculo que será incorporado a la elaboración de pienso líquido, a razón de dos quintales de la vianda por cada animal que se ceba anualmente".

Y es que esta es una de las disyuntivas a la que se enfrenta el país, producir alimentos que pudieran ser consumidos por el pueblo para alimentar animales y poder así tener carne para el turismo y otros sectores, para de esa manera tener divisas y apuntalar otros sectores de interés para el régimen, y mientras tanto el pueblo lleva la peor parte.

Al funcionario añadió que a la producción del nuevo alimento animal se sumarán los despojos cárnicos de los mataderos del territorio, "pues se demostró que no solo potencian sabores, sino que también aumentan niveles proteicos".