“Sin salarios justos no se puede arreglar casas”: cubana teme derrumbe con desenlace fatal
Mientras el castrismo construye hoteles para extranjeros sin cesar, miles de cubanos malviven amenazados porque sus vidas terminen debido a derrumbes en sus propios hogares
Edificio de madre cubana, en peligro de derrumbe
 

Reproduce este artículo

Mientras el castrismo construye hoteles para extranjeros sin cesar, miles de cubanos malviven amenazados porque sus vidas terminen debido a derrumbes en sus propios hogares.

Una de esas personas que no pueden conciliar el sueño es Elizabeth Valdés, madre cubana que debió mudarse ante las precarias condiciones de su vivienda, para la que el Estado no tiene ninguna solución o ayuda.

Este domingo, Valdés publicó en su perfil de Facebook que en Cuba “sin salarios justos no se pueden arreglar casas, mucho menos un edificio en 'estática milagrosa' como la mayoría de las construcciones de La Habana”.

El término “estática milagrosa” ha sido acuñado en la isla para referirse a los inmuebles que increíblemente se mantienen en pie, pese a su evidente deterioro e inminente desplome. Incluso, lo manejan los arquitectos y funcionarios del gobierno, como el que se refirió de esta manera al edificio de Valdés, según dijo ella en los comentarios de su post.

Sin embargo, el supuesto “milagro”, que no es más que la evidencia de la ruina en que seis décadas de régimen ha convertido a La Habana y Cuba toda, no es eterno y prácticamente cada mes hay noticias de un inmueble colapsado, a veces con víctimas fatales.

“Hoy una vez más se despierta la incertidumbre de qué pasará con nosotros. ¿A qué escuela irá mi hija? ¿Qué tiempo más viviendo como gitanos a nuestra suerte?”, cuestiona esta cubana.

Denuncia que “el gobierno hace mute [silencio] ante todas las preguntas”. En su post, compartió fotografías en las que se ve la destrucción del edificio en el que vive, y cómo tuvo que mudarse a una renta ante el temor de morir bajo los escombros, tal cual ha sucedido a muchos recientemente.

“Un nuevo alquiler nos espera, mientras podamos pagarlo. ¿Si salgo a la calle a protestar seré escuchada? No tengo miedo a expresar lo que siento, más miedo tengo a tragar todas mis verdades. Más miedo que mis hijas mueran en derrumbe como los tres ángeles de Jesús María (no olvido)”.

Elizabeth Valdés pidió por medio de etiquetas #CasasDignasParaLosCubanos, #SOSderrumbesCuba y recordó a Silverio Portal Contreras, activista y preso político que denunció que el régimen edifica hoteles y no reparaba los hogares de los pobres.

Las zonas de la capital más afectadas son La Habana Vieja, el Cerro y Centro Habana. En municipios abundan edificios y casas con una situación arquitectónica precaria y en peligro de derrumbe.

El pasado lunes 28 de septiembre, una anciana de 74 años murió entre los escombros de un derrumbe ocurrido en el No. 319 de la calle Amargura entre Aguacate y Compostela, en el municipio de La Habana Vieja.

La mujer había quedado atrapada luego del colapso del entrepiso de un edificio multifamilar. “El balcón cayó hacia la calle, pero el desplome mayor ocurrió adentro, el techo colapsó hacia adentro”, informó desde el lugar del hecho Esteban Rodríguez, en directa para ADN Cuba.

Rodríguez dijo que tales accidentes “en la Habana Vieja se han vuelto cotidianos”. El 16 de septiembre pasado una mujer de nombre Rosa, que había quedado atrapada bajo los escombros de un edificio multifamiliar de ese municipio, murió por las heridas sufridas durante el derrumbe.

La víctima vivía en el primer piso del antiguo edificio que habitaban varias familias, conocido entre los cubanos como “un solar”.

“La señora Rosa llevaba años viviendo allí, incluso se movilizaba llevando cartas [a las instituciones] de quejas para que le dieran otra casa o materiales para arreglar y el Estado nunca hizo nada”, dijeron a Rodríguez en ese momento.

En el cercano municipio de Centro Habana, murió un empleado de Servicios Comunales el sábado 18 de julio, cuando fue víctima del derrumbe de una pared. El hombre había quedado gravemente herido por la caída, mientras trabajaba, de un muro de un inmueble ruinoso ubicado en la esquina de las calles San Miguel y Belascoaín.

El 23 de julio falleció la anciana  María Magdalena Olivares, luego de tres horas atrapada bajo los escombros de su vivienda en la calle Monte 1061 entre Fernandina y Romay en el municipio Cerro (La Habana).

A finales de enero del 2020, otro grave accidente en la Habana Vieja causó la muerte de tres niñas, al desplomarse un balcón cuando las menores jugaban en la acera.