Otra muerte por derrumbe de una vivienda en La Habana en apenas una semana
La mujer rescatada este jueves de los escombros de un derrumbe en La Habana, donde permaneció unas tres horas, falleció en el hospital Calixto García tiempo después de ser ingresada
Rescatistas transportan a la víctima. Foto: Granma
 

Reproduce este artículo

La mujer rescatada este jueves de los escombros de un derrumbe en La Habana, donde permaneció unas tres horas, falleció en el hospital Calixto García tiempo después de ser ingresada.

“Tras el derrumbe parcial ocurrido alrededor de las 6:30 pm del día de ayer, en la calle Monte 1061 entre Fernandina y Romay en el municipio Cerro, María Magdalena había quedado atrapada, sin salida, luego de que colapsara la cubierta de la planta superior de su vivienda provocando el desplome del techo de su domicilio”, dijo el diario Granma en una nota publicada  con inusual rapidez en comparación con  la habitual demora que mantienen los medios oficiales a la hora de informar sobre estos hechos.

“Después de una difícil labor de salvamento que duró aproximadamente tres horas,  la afectada fue asistida por paramédicos que le brindaron los primeros auxilios”, añadió Granma.

El accidente ocurrió cuando colapsó  el techo del domicilio de la víctima que quedó atrapada  entre los escombros. La cooperación de rescate se extendió durante tres horas y el equipo de salvamento logró sacarla con vida. La mujer, identificada como María Magdalena Olivares Miller, de 68 años, fue trasladada al Calixto García donde finalmente falleció horas después, según confirmó el Granma en una actualización de su nota original. 

Es el segundo derrumbe en La Habana  en apenas unos días. El último sábado un trabajador de Servicios Comunales murió debido al derrumbe de una pared de un edificio en San Miguel y Belascoaín, en Centro Habana.

El Cerro y Centro Habana son de los municipios de la capital cubana más afectados por el deterioro de su fondo habitacional. En estas localidades habaneras existen muchos edificios y casas con una situación arquitectónica precaria y en peligro de derrumbe.

Varias de las familias que viven en estas condiciones han mostrado reticencia  a abandonar sus hogares para ser trasladas a albergues debido a que no saben qué tiempo puedan permanecer en dichos sitos. En la isla hay personas que han vivido durante décadas en albergues donde incluso han llegado a formar familias.

La precaria situación de la vivienda es uno de las demandas más difíciles que enfrenta el gobierno de la isla. Frecuentemente colapsan edificios o apartamentos con las consabidas pérdidas materiales o de vidas humanas. A finales de enero del 2020, otro grave accidente en la Habana Vieja causó la muerte de tres niñas, al desplomarse un balcón cuando las menores jugaban en la acera.

La crisis de la vivienda en Cuba tiene su peor rostro en estos hechos fatales, que se producen por el mal estado de los edificios, desatendidos por el régimen que construye hoteles, a pesar de las constantes denuncias y advertencias de los ciudadanos.