Derrumbe en Lucena y San Rafael afecta a joven madre y sus dos bebés

El derrumbe en la calle Lucena afectó a varias familias, entre ellas la de una joven madre y sus dos pequeños, de un mes y un año cada uno.
El derrumbe afectó a varias familias, entre ellas la de una joven madre y sus dos pequeños
 

Reproduce este artículo

Una madre con sus dos bebés fue una de las afectadas por el derrumbe, alrededor de las 3:30 de la mañana de este miércoles, de un edificio de tres pisos en la calle Lucena, entre San Miguel y San Rafael, en Centro Habana.

El edificio, con más de veinte viviendas, ahora está desalojado y los vecinos se encuentran en la calle. Por el testimonio de Sam Veronik, una de las afectadas por el derrumbe, ADN supo que la edificación no aparentaba problemas constructivos: "al menos los apartamentos de mi parte no, creo que los del otro lado sí tenían un problema de piso", dice la madre de dos bebés de un año y un mes respectivamente.

De acuerdo con la publicación en Facebook de la usuaria Folala Sice, el derrumbe en la esquina de Lucena y San Rafael no dejó sin ningún herido ni fallecido. "Algunos vecinos se despertaron por el ruido de las paredes al rajarse y avisaron a los demás. Parte del derrumbe cayó en un taller de automóviles y aplastó tres".

En uno -puntualiza el post- "dormía un hombre pero se salvó porque él estaba en la parte de atrás y se hundió solo la parte de adelante".

 Aun cuando la fachada quedó en pie, Verónica, quien se encuentra temporalmente en la casa de una vecina, califica lo vivido como "terrible". "Realmente no dio tiempo a nada, yo tengo dos bebés y ahora estoy buscando cuna todo.... Bueno mi casa no se desplomó, al menos no completamente es la que que hace la esquina, espero poder recuperar algo", sostiene esperanzada.

Admite que todavía está "un poco temblorosa". "Fue así sin señales todo de momento, muy rápido... gracias a un policía que me ayudó entre el polvo a salir porque estaba sola con los nenes", cuenta.

 

 

De acuerdo con el reporte del diario 14 y Medio, gracias al ruido, también, fue que los habitantes pudieron despertarse y salir a tiempo.

Detalla que el edificio no cayó de una vez, sino que fue cediendo y rajándose poco a poco, y eso permitió que los residentes pudieran salir.

"Cuando salieron, justo en ese momento, se cayó", expone la nota.

Hace ya un año, el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel dijo que el tema de la vivienda es "el principal problema social acumulado que enfrenta Cuba".

El mandatario anunció que "la meta es salir de las dificultades con el fondo habitacional a lo máximo en diez años", pero reconoció no se podrá lograr "con los ritmos actuales".

No obstante, en los últimos meses se han producidos varios derrumbes en La Habana Vieja y Centro Habana, que engordan las cifras de personas que quedan a la espera de un nuevo techo.

Ya la madre de Verónica se encuentra haciendo gestiones: "está ahí esperando a ver qué le dicen", precisa la afectada, madre a su vez de dos pequeños.