Martha Beatriz Roque: si la dictadura se va fluiría el capital y los negocios

La crisis económica que desde hace casi tres años sufre el pueblo de Cuba solo se debe a las ineficiencias del régimen de La Habana, y a su negativa a reconocerle a los cubanos sus derechos, entre ellos la libertad económica
Martha Beatriz Roque, opositora cubana. Foto: Tomada de Diario Las Américas
 

Reproduce este artículo

La crisis económica que desde hace casi tres años sufre el pueblo de Cuba solo se debe a las ineficiencias del régimen de La Habana, y a su negativa a reconocerle a los cubanos sus derechos, entre ellos la libertad económica.

Al respecto, la conocida opositora cubana Martha Beatriz Roque, escribió en su cuenta de la red social Twitter, que "el pueblo de Cuba se siente en medio de la nada ¿buscará solución a esta difícil situación?"

Asimismo , la también economista dijo que la solución "sería muy fácil si la dictadura se va", pues "fluiría el capital, los negocios y habría vida".

El único obstáculo al desarrollo y bienestar del pueblo cubano es el castrismo, el cual en su afán de mantenerse en el poder ha llevado a Cuba al estado de miseria en que hoy se encuentra, de lo que se deduce, como bien señala Martha Beatriz, que una vez éste abandone su hegemonía, la vida volvería, y con ella el estado de bienestar y la generación de riquezas.

Si bien en los últimos años con el sector cuentapropista el régimen a intentado venderle a la opinión internacional, sobre todo a la de Europa, que el país se encamina hacia un nuevo orden político donde el individuo puede tener cierto tipo de propiedad privada, la realidad es que esto no pasa de ser una fachada. Lo demuestra la actual crisis económica, surgida en medio de tibias reformas que fomentaban y supuestamente beneficiaban a los emprendedores cubanos.

Como apunta Beatriz Roque, necesariamente el desarrollo del pueblo cubano pasa por el cambio de sistema, el fin de la dictadura, porque el castrismo continúa comportándose como un perro viejo incapaz de aprender trucos nuevos. Y todavía pretenden que creamos que puede el régimen reinventarse para bien del país. Dar otro voto de confianza al castrismo es engañarse, porque su propia naturaleza totalitaria es completamente opuesta a las libertades individuales.

Hasta ahora los emprendedores cubanos no pasan de ser un sector privado incipiente, con muy poco de emprendedores y menos de sector privado, razones por lo cual, de manera general, no hacen la diferencia dentro de la sociedad y menos de la economía. 

Mientras tanto el país continúa hundiéndose, y los cubanos con él, cada día más sumidos en la desesperanza, a excepción de aquellos que son conscientes de que la dictadura tiene que desaparecer y como Martha Beatriz Roque, trabajan para que caiga cuanto antes, algo que cada vez parece más posible.