Raúl Castro propone servicio militar obligatorio para universitarios sin distinción de sexo

En su discurso del viernes en el Congreso del PCC, Raúl Castro propuso que todos los universitarios, sin importar su sexo, pasasen al menos un año de servicio militar obligatorio antes de iniciar sus estudios
Servicio militar también para universitarias
 

Reproduce este artículo

Con el destaque mediático de la ratificación de la renuncia de Raúl Castro al cargo de primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) han pasado desapercibidas algunas “ideas” y comentarios del cuasi nonagenario general en el VIII Congreso de esa formación política, que evidencian que el régimen sigue siendo más proclive a su radicalización que a una eventual apertura.

En su discurso en la jornada inaugural del cónclave, que sesiona hasta el lunes en el Palacio de las Convenciones de La Habana, el general de Ejército de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) propuso que se estudiara la posibilidad de que todos los estudiantes de la educación superior siguieran el ejemplo del Instituto Superior de Relaciones Internacionales (ISRI) en lo que al servicio militar se refiere.

Esto es, que todos los universitarios, sin importar su sexo, pasasen al menos un año de servicio militar obligatorio antes de iniciar sus estudios, tal y como lo hacen hombres y mujeres del ISRI desde hace años en la llamada Brigada de la Frontera, en la oriental provincia de Guantánamo.

Desde el 2002 todos los estudiantes del ISRI, de ambos sexos, previo a su ingreso cumplen el servicio militar frente a la Brigada de la Frontera, en “la ilegal Base Naval de Guantánamo”, señaló Raúl Castro ante los delegados del Congreso.

“A la luz de la tendencia de envejecimiento de la población cubana, que entre muchos otros efectos negativos limita el número de ciudadanos que arriban a la edad reglamentaria para sumarse al servicio militar, la experiencia del ISRI debería estudiarse en el propósito de generalizar de forma gradual que todos los estudiantes de la educación superior cumplan previamente este deber”, propuso, sin cuestionar por un segundo el rechazo que ese supuesto deber ha generado siempre en muchos cubanos obligados a pasar por él.

La propuesta, sumamente polémica en tanto generalizaría aún más una de las obligatoriedades que más disgusto causa entre los jóvenes de la isla, ha pasado relativamente desapercibida para muchos ante la renuncia formal de Castro a la dirigencia política y el aparente cambio generacional que significaría el actual Congreso del PCC.

Sin embargo, no fue así para el cubano usuario de Twitter Mag Jorge Castro (@mjorgec1994), quien en esa red comentó que “la propuesta” del presunto jubilado pudiera tener graves implicaciones para el acceso a la educación superior en Cuba, de por sí limitado muchas veces por cuestiones políticas.

“Puede ser que no seamos conscientes de lo que este señor ha insinuado ayer. El acceso a la educación superior pudiera verse limitado para solo aquellos jóvenes que hayan cumplido el Servicio Militar sin especificar el género... esto es preocupante”, escribió el joven, que además compartió el fragmento del discurso en el que Raúl Castro insta a los delegados a poner los ojos en su propuesta con el pretexto de un envejecimiento poblacional cuya principal causa, la carestía de la vida en Cuba, el régimen actual ha demostrado ser incapaz de resolver.

Reacciones

El tuit de @mjorgec1994 ha generado centenares de reacciones y comentarios. La cuenta Tweet Cuba (@Tweet_Cuba), que se autodefine como un ejercicio de libertad, considera que la propuesta del saliente Castro denota una militarización extra del acceso a la educación superior. 

“Buscan legitimar sus fuerzas. Crear más compromiso político. ¡Adoctrinamiento en fase superior! ¡Qué bajeza de gobierno de mier…! Abajo la dictadura castrista en todas sus variantes”, escribió como comentario al tuit del joven.

De concretarse la propuesta del general, comentó por su parte @ramdyrl, ésta “será el detonante para que la juventud en vez de emigrar después de graduados lo hagan siendo adolescentes”. “Tendrán que regalar las carreras universitarias”, anticipó.

Muchos usuarios de Twitter que opinaron sobre el tema coinciden en que obligar a las mujeres universitarias a pasar el servicio militar, como hacen las del ISRI desde hace 19 años, tal y como ejemplificó Raúl Castro, traería más daños que beneficios hasta al propio régimen.

Para Eric Gómez Arias (@Freeway_Gmz), la idea, otra de las tantas “iniciativas espontáneas” de la dirigencia cubana, “debe ser para llamar la atención y ocultar algo más grave”, por lo que habría que estar muy al pendiente de todo lo que se acuerde y surja del cónclave partidista, que al menos en su lema promete continuidad y nada más.