Piña en Ciego de Ávila, otra cosecha que se desperdicia pese a escasez de alimentos

Un periodista oficialista mostró cómo se echan a perder grandes volúmenes de piña en una fábrica de conservas, una situación cada vez más frecuente en todas las provincias
Se desperdicia gran cantidad de piña en Ciego de Ávila. Foto: Facebook/José Alemán Mesa
 

Reproduce este artículo

Pese a la escasez de alimentos que azota a Cuba desde hace años, numerosas cosechas se pierden en los surcos, centros de acopio y plantas procesadoras por la ineficiencia e inoperancia del sistema económico imperante en la isla.

Las denuncias públicas y quejas de productores sobre incumplimientos y demoras en varias de las etapas del proceso productivo y de distribución son cada vez más frecuentes en redes sociales, a las que los cubanos acuden para mostrar las inconsistencias entre la retórica oficialista y la realidad asfixiante a la que se ven sometidos.

Este viernes fue el turno de la piña en la provincia de Ciego de Ávila, en el centro de la isla, donde un gran volumen del fruto se pudre en una fábrica de conservas.

El hecho fue expuesto en redes por el periodista oficialista José Alemán Mesa, quien calificó de “lamentable” lo que ocurre con el procesamiento de la piña “en la Fábrica de Conservas de Majagua, Ciego de Ávila, una industria pequeña que hoy recibe grandes volúmenes de la fruta”, y prometió ampliar la información en el periódico local Invasor.

Alemán Mesa acompañó su publicación de fotos que muestran el estado de descomposición de la piña, facilitado además por su almacenamiento al aire libre en cajas de madera.

La situación contrasta con la escasez del producto y sus elevados precios en las tarimas de toda Cuba, donde cada vez resulta más difícil adquirir frutas, vegetales y hortalizas que permitan llevar una dieta sana y paliar en cierta medida la escasez también creciente de granos y cárnicos.

Al momento de redacción de esta nota, la publicación de Alemán Mesa había generado más de 200 reacciones y cerca de un centenar de comentarios, la mayoría de los cuales criticaban la situación y lamentaban la ocurrencia de hechos similares en todo el país, en medio de una galopante crisis económica y una inflación creciente que dificulta la adquisición de alimentos y bienes de primera necesidad.

“Una y otra y otra y otra vez este tipo de publicaciones: en Ciego, Camagüey, Mayabeque, Holguín. Y seguirán. Pueden convertirla en plantilla si quieren y solo cambian el producto, el lugar y la fecha”, escribió el periodista José Raúl Gallego.

El también académico consideró que hechos como este constataban la existencia de un “problema estructural” y la inoperancia del sistema político, “que determina e impone el sistema económico”.

“Mientras no apuntemos hacia ahí y le entremos con fuerza, estamos como el hámster: corriendo encima de la ruedita”, sentenció.