El mango se pudre en Santiago de Cuba mientras los mercados están desabastecidos
A pesar de la crisis alimentaria, los cultivos continúan echándose a perder en el campo por ineficiencias del régimen y por su insistencia en no permitirle a los campesinos que los vendan directamente al pueblo
En plena crisis alimentaria el mango se pudre en Santiago de Cuba mientras los mercados están desabastecidos
 

Reproduce este artículo

Todo sería más fácil para los campesinos si pudieran vender sus productos directamente a la población y de seguro que así los cultivos no se echarían a perder esperando por instituciones del estado.

En los últimos meses, a pesar de la crisis alimentaria por la que atraviesa el país, ocupa titulares la perdida de mangos, piñas y otros productos debido a la mala gestión del estado, siempre con la justificación del embargo estadounidense.

No hay cajas, falta el transporte o el combustible, pero el resultado es siempre el mismo. Los cultivos se pudren y los mercados están desabastecidos, como en el caso que denuncia Taimara Esparraguera, una santiaguera residente en La Elvira, municipio Songo La Maya.

En una carta enviada a la redacción del diario estatal Juventud Rebelde, Taimara dice que "cuando las máximas autoridades provinciales dijeron que este año no se podía perder ni un mango, los campesinos que cosechan la fruta estaban contentos; y decían: Esta vez sí se va a acopiar todo el mango, será la cosecha más segura", por eso al iniciarse la cosecha, a pesar de que no contaban con envases y tenían que acopiaba la fruta en sacos, algo que demanda más esfuerzo, los cosecheros se levantaban de madrugada a recoger, hasta que los mangos empezaron a podrirse… "La cosecha más segura no se pudo realizar por negligencia de los encargados de acopiarlos".

La de Taimara es una historia que se repite a lo largo del país, con algunas diferencias, pero que por igual causa el mismo malestar en los agricultores.

"Al final solo salen perjudicados los campesinos, porque nadie paga esos mangos que se pudrieron. Y se ha creado descontento en las bases productivas, porque estamos en tiempos difíciles y aún perdura el burocratismo".

Explica Taimara, que paradójicamente, y es algo que preocupa a los productores, el mango que se produce en las montañas de la Tontina, La Rosita, Santa María del Loreto y El Ramón de Las Yaguas, sí se acopia, "pero el que está en el llano se pudre. Cosas que tú cuentas y no se cree".

A todo lo anterior hay que sumarle, según cuenta Taimara, que "de tantos tipos de mangos, nada más se acopia un poquito de la variedad mamey. El de corazón, de Toledo, de papelina, de hilacha y otros más, se pierden porque el Estado no los acopia".

Y como tratando de darle una solución al problema, pregunta: "¿Por qué no se toman las medidas y se venden estas variedades en los MAE, que permanecen desabastecidos? Mientras tanto, la población compra los mangos a los revendedores a altos precios".

Y agrega, para llamar la atención sobre una realidad que afecta a todos, "Siempre se dice que se ha acopiado todo el mango en la provincia. Lo dicen por los medios de difusión, y la realidad es otra. Cada vez que un campesino escucha una noticia así se le revuelve el alma, porque ha sufrido en carne propia la pérdida de su mango".