Activista Saily González cierra su negocio hasta que Cuba sea libre

“Amarillo B&B no cierra porque Saily decidió hacer activismo por la democracia y el respeto a los derechos en Cuba, sino porque en DICTADURA ser activista es un crimen”
 

Reproduce este artículo

La emprendedora Saily González Velázquez, una de las promotoras de la Marcha Cívica por el Cambio convocada para el próximo 15 de noviembre, cerró su negocio Café Amarillo B&B hasta que “en Cuba sean respetados los derechos a pensar y a decir de todos”.

“#EnCubaHayUnaDictadura”, afirmó la joven en Twitter al dar a conocer la noticia. La propietaria del pequeño negocio es firmante, junto a una veintena de personas, del documento que notifica la intención de marchar en Santa Clara a favor de los derechos humanos y políticos, siguiendo la iniciativa del grupo contestatario Archipiélago.

Recientemente denunció que el intendente de Santa Clara, Eduardo Andrés Román Duarte, la amenazó con prisión diciendo que “al notificar la marcha estábamos incurriendo en delitos que están en el Código Penal”.

En un video del momento en que comunicó a los trabajadores el cierre del café, González dijo que una persona que está cerca de “la Seguridad del Estado y los comunistas” le advirtió que intentarían perjudicar Amarillo B&B y sus empleados acusándolos de algún delito común.

En la página oficial del Café Amarillo B&B, ampliaron sobre los motivos de cesar sus servicios. “No existen derechos en Cuba para los que quieren un cambio, para los que sueñan y actúan por la democracia y la libertad. El hostigamiento a quienes lo hacen y a quienes rodean a estas personas es una práctica común por parte de la policía política que, por responsabilidad, deseamos evitarle a nuestros trabajadores”, se lee en un comunicado.

Prosigue el mensaje diciendo que “Amarillo nació, creció y hoy 'descansa' bajo los dictámenes de un sistema que no es capaz de permitir que las empresas no incurran constantemente en ilegalidades para su funcionamiento (le conviene que así sea para poder penalizar por cualquier motivo a aquellos empresarios que lo desafían). No permitiremos que un sistema legal injusto manche nuestras ganas de hacer”.

En el comunicado se precisó que “Amarillo B&B no cierra porque Saily decidió de pronto hacer activismo por la democracia y el respeto a los derechos en Cuba, sino porque en DICTADURA ser activista por estas razones, es un crimen. Nos veremos otra vez, en una Cuba con derechos”.

“Nunca les pediría a ustedes que se metieran en esto, porque es riesgoso”, dijo González a las personas que empleó durante varios años, y a quienes recomendará para que les den trabajo en otros negocios de la ciudad.

“No es culpa mía por decidir meterme en política. Si alguien tiene la culpa de lo que está pasando, de que esté en peligro la casa, yo y ustedes por simplemente vender tacos, es el gobierno cubano”, añadió en el video.

Saily González Velázquez retomará otra de sus ideas de negocios, FullGao, una iniciativa de asesoría a emprendedores y marketing.

Este miércoles, la integrante del grupo Archipiélago envió un mensaje a través de las plataformas de ADN Cuba: “Es necesario menos miedo y más solidaridad. El miedo de las personas dentro de Cuba ahora mismo, condena a los que estamos en primera línea, condena a más tiempo de prisión a los encarcelados desde el 11 de julio y antes también”.

“En cambio la solidaridad acelera el resultado, que va a ser inevitablemente la transición democrática y el respeto a los derechos humanos en Cuba”, añadió González.

 

Respuesta de Saily González a prohibición del 15N

El martes 12 de octubre, luego de que el régimen declaró “ilícita” la Marcha Cívica por el Cambio, González calificó de “manipulaciones y mentiras” las justificaciones para rechazar la manifestación pacífica.

“Era lo que esperábamos. No estábamos esperando que nos dijeran que sí (…) pero los vericuetos legales y argucias que mencionan para declarar ilícita nuestra marcha, no responden de ninguna manera a lo expresado en la carta de notificación”, afirmó en una directa en Facebook.

“¿Cómo van a decir que las razones de la marcha no son lícitas, después de toda la represión del 11 de julio en Cuba (…)? Nuestra marcha es precisamente contra la violencia”.