Régimen cubano pretende reinstalar “Telón de acero” informativo en 2021, denuncia ONG

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba denuncia en un comunicado que el propósito de “la nueva campaña de descrédito contra los periodistas independientes cubanos es dejar caer una cortina de hierro informativa sobre la población”
Cubanos leen versión impresa del periódico comunista Granma. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FDHC) denuncia en un comunicado que el propósito de “la nueva campaña de descrédito contra los periodistas independientes cubanos es dejar caer una cortina de hierro informativa sobre la población”.

De acuerdo con el comunicado de la FDHC, quienes gobiernan en la isla están preparando el terreno para, a partir de restarle credibilidad a quienes se dedican a informar sobre la realidad, instaurar el cerco de desinformación que existió en Cuba antes de que se admitieran el acceso a Internet y a los teléfonos celulares de los ciudadanos “de a pie”.

Según FDHC, la manera en que el Estado ha volcado todo su poder totalitario contra el grupo de ciudadanos “sin otro escudo que su credibilidad”, demuestra, ni más ni menos, que al “asesinar su reputación, confiscar celulares, laptops y propiedades” manifiestan la intención de “desterrarlos dentro de su propio país, impedir que salgan a la calle”.

En el comunicado, FDHC cita el caso del escritor y periodista independiente Roberto Quiñones Haces, quien fuera sentenciado a un año de privación de libertad y advierte que, con el resto de los periodistas independientes el régimen pretende hacer lo mismo: “detenerlos, interrogarlos, encarcelarlos, y otras canalladas”.

“Si recibir dinero de una fuente exterior” apunta el FDHC, “equivale a ser mercenario, deben poner en prisión a parte del gobierno, comenzando por Mariela Castro Espín” y agrega que “sus instituciones y falsas ONGs han recibido muy generosos financiamientos de fuentes extranjeras”.

En el comunicado, la FDHC cita como “algunas de las fuentes” que subvencionan las organizaciones representadas por Mariela Castro Espín a la Fundación Ford, la Open Society, Christopher Reynolds, la Agencia Sueca para el Desarrollo Internacional (ASDI) la Academia Británica […] así como los millones de euros que han sido canalizados por las agencias de cooperación de diversos países europeos”, agrega.

“Aun así”, finaliza el comunicado, “se sienten derrotados. Sin borrar del mapa a estos valientes heraldos de la información no se sienten capaces de ganar la desigual competencia que hoy sostienen con ellos”.

De acuerdo con la FDHC, “Sus voceros no actúan como periodistas sino como propagandistas” y añade que “los que están apresurados por aniquilar son hoy los genuinos representantes del periodismo cubano bajo el totalitarismo. No lo lograrán”.

 

(Tomado de Radio Televisión Martí)