Régimen cubano impide a columnista del Washington Post salir de su casa para cubrir protesta
El régimen cubano impide a Abraham Jiménez Enoa, columnista del diario The Washington Post, salir de su casa para cubrir una protesta convocada para este martes por activistas de la sociedad civil, quienes exigen justicia en el caso del joven negro Hansel Hernández muerto por un disparo de la policía
 

Reproduce este artículo

 

El régimen cubano impide a Abraham Jiménez Enoa, columnista del diario The Washington Post, salir de su casa para cubrir una protesta convocada para este martes por activistas de la sociedad civil, quienes exigen justicia en el caso del joven negro Hansel Hernández, muerto por un disparo de la policía.

“Hoy estoy en arresto domiciliario”, denunció en la mañana del martes el periodista cubano.

Jiménez Enoa explicó que “varios agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civil y una patrulla con 4 oficiales [de la policía] están apostados en los bajos de mi casa para impedirme ir a cubrir la marcha de protesta por la muerte de Hansel Hernández”.

Poco después, en otro post de Facebook presumiblemente hecho gracias a una cuenta doméstica de internet, el conocido reportero denunció que la empresa estatal de telecomunicaciones dificulta su acceso a la conexión de datos móviles mediante el celular.

“Ya no solo me arrestan en mi propio domicilio, también me cortan el internet de mi teléfono”, aseguró.


Jiménez Enoa publicó la víspera un artículo en el Post sobre la muerte de Hansel Ernesto Hernández Galiano, hombre negro de 27 años, que falleció al recibir en la espalda un disparo de un policía en Guanabacoa, La Habana.

En el famoso periódico estadounidense, el cubano escribió: “Los aprietos que se viven en la isla, producto de la profunda e interminable crisis sistémica de la economía y la tensión política que ha generado el empoderamiento de una parte de la ciudadanía en internet y en la sociedad, han provocado que el régimen apriete aún más las tuercas del establishment para seguir garantizando el absoluto control del país y mantener, de esa forma, el orden marcial impuesto. Maniobra que, en los últimos años, ha estimulado la violencia de las fuerzas policiales que operan en las calles”.

“En Cuba el racismo está arraigado a la cultura y forma parte de la estructura social, ni siquiera la 'revolución' de Fidel Castro pudo despojarlo de la isla con sus utópicas políticas de igualdad social”, opinó el periodista, lo que es más que suficiente para sufrir el acoso policial en Cuba.

Varios activistas y periodistas independientes han denunciado que la Seguridad del Estado les prohíbe salir de sus casas este martes para participar en la protesta convocada para hoy frente al capitalino Cine Yara. La policía ya ha realizado detenciones arbitrarias y se desconoce el paradero de algunos reporteros.

Abraham Jiménez Enoa trabaja para el diario The Washington Post como parte de su equipo de Opinión. El cubano se graduó como periodista en la Universidad de La Habana. Él es cofundador y director de la revista digital de periodismo narrativo El Estornudo, y ha colaborado con reportajes y columnas de opinión en The New York Times, BBC World, Al Jazeera, Vice News, Gatopardo y Univision, entre otros medios de comunicación internacionales.

Su crónica “El cazador” fue incluida en Cuba en la encrucijada, una antología publicada en español por Debate y en inglés por HarperCollins.