The Washington Post integra al periodista cubano Abraham Jiménez Enoa como columnista
El prestigioso diario The Washington Post integró a su equipo de Opinión al periodista independiente cubano Abraham Jiménez Enoa. “Sus columnas son una lectura necesaria para cualquiera que quiera aprender y entender las realidades de Cuba hoy”, añadió el medio
 

Reproduce este artículo

El prestigioso diario The Washington Post integró a su equipo de Opinión al periodista independiente cubano Abraham Jiménez Enoa.

“Hoy me uno formalmente como columnista en The Washington Post en español”, anunció en sus redes sociales Jiménez Enoa, al tiempo que agradeció al editor Elías López Gross “y al equipo por esta oportunidad”.

El mayor y más antiguo periódico de Washington D. C., la capital de los Estados Unidos, también lo informó esta mañana. “Estamos orgullosos de añadir la visión de Abraham, desde un país donde los periodistas independientes se enfrentan a una tremenda presión”, dijo Elías López, editor senior de Global Opinions.

“Sus columnas son una lectura necesaria para cualquiera que quiera aprender y entender las realidades de Cuba hoy”, añadió.

“En un artículo mensual, Jiménez Enoa ofrecerá información enfocada en los principales temas sociales y políticos en Cuba. Sus colaboraciones previas para Post Opinión han explorado el impacto del coronavirus en la economía cubana y el alcance de la censura del gobierno durante la pandemia”, explicó el medio de comunicación.

Post Opinión (versión en español), surgió en agosto del 2019, para “ofrecer a nuestros lectores puntos de vista informativos de toda América Latina”.

Abraham Jiménez Enoa se graduó como periodista en la Universidad de La Habana. Él es cofundador y director de la revista digital de periodismo narrativo El Estornudo, y ha colaborado con reportajes y columnas de opinión en The New York Times, BBC World, Al Jazeera, Vice News, Gatopardo y Univision, entre otros medios de comunicación internacionales.

Su crónica “El cazador” fue incluida en Cuba en la encrucijada, una antología publicada en español por Debate y en inglés por HarperCollins.

Como la mayoría de los periodistas independientes en la isla, ha sufrido detenciones arbitrarias y el acoso de la policía política del régimen.

“Por espacio de 11 horas, el mayor del Ministerio del Interior Roberto Carlos me presionó, leyó mis escritos, amenazó con privarme de la libertad y tomar represalias con mi familia y amigos, y hasta con mi novia de ese momento. También me dejó saber que conocen mi vida entera y la de mi familia, todas mis interioridades”, relató a ADN Cuba sobre uno de sus encuentros con la Seguridad del Estado.

 

 

El joven periodista está “regulado” por el departamento de Seguridad del Estdo cubano desde hace años, que le impide salir del país al menos hasta junio del 2021. La excusa oficial es que Jiménez Enoa tuvo “acceso a información clasificada en el departamento del Minint donde laboraba”, algo negado por el reportero, quien explica que “todo mi trabajo allí siempre manejé información pública” y consistía en archivar recortes de prensa oficial con propaganda favorable a la institución policial.

Es muy crítico con los medios de comunicación estatales: “Ni siquiera yo le llamaría periodismo [a lo que hacen] porque es una total falta de respeto a la profesión. El periodismo va de contar una realidad, un país, y ellos están contando otro. De ahí la importancia y la preponderancia que se están ganando los nuevos medios independientes”.

Asegura que “tenemos una gran responsabilidad los que estamos contando Cuba hoy, pues a nivel histórico estamos asistiendo a momento de quiebre, a un parteaguas. Yo veo a Cuba ahora mismo como un barco a la deriva que no se sabe si va a encallar en la costa o se va a quedar en altamar, por lo que los periodistas tenemos el deber con los ciudadanos de mostrarles a dónde va ese barco”.