Régimen cubano ganó más de USD 6 millones por su "colaboración médica" con México durante la pandemia
La brigada de 585 médicos cubanos enviados por el régimen de La Habana a México regresó recientemente a la Isla.
Médicos cubanos
 

La secretaria de Salud de la Ciudad de México (CDMX), Oliva López Arellano, confirmó al diario El Universal que la brigada de médicos cubanos que prestó servicios en el país azteca durante la pandemia de coronavirus recibió un pago de 135 millones de pesos mexicanos (casi 6,1 millones de dólares estadounidenses).

“Estos 135 millones de pesos fue lo que se consideró para el convenio que incluye todas estas actividades… que eran capacitación, investigación, compartir protocolos, buenas prácticas, monitoreo de terreno epidemiológico y también un conjunto de actividades, digamos, de asesoría técnica”, declaró López Orellano.

La brigada de 585 médicos cubanos enviados por el régimen de La Habana a México regresó recientemente a la Isla. No obstante, la secretaria de Salud de CDMX reconoció que podrían regresar a suelo azteca más adelante si se renovara el contrato.

“Estamos muy contentos, agradecidos, y nos parece que es muy importante la solidaridad no solo de ellos, sino de todos los trabajadores de la salud que han estado comprometidos en esta lucha contra el COVID-19”, dijo la funcionaria, aunque no valoró el impacto económico de la contratación de los médicos cubanos.

Según ella, los especialistas cubanos reforzaron el personal médico de primera línea de atención durante la pandemia de coronavirus

No obstante, la contratación de médicos cubanos generó una intensa controversia en la nación azteca, sobre todo por el costo de los galenos y por las actividades a las que fueron destinados.

Mientras que las autoridades de la Ciudad de México defendían que su labor era de vital importancia ante la carencia de trabajadores sanitarios en el país, asociaciones médicas denunciaron que se estaba privilegiando a los médicos cubanos por encima de los mexicanos.

Todo comenzó el pasado 24 de abril, cuando el secretario de Salud de México, Jorge Alcocer, firmó un acuerdo que autorizaba a los gobiernos locales a “contratar personal profesional de la salud con formación en el extranjero” mientras se mantuviera la pandemia de coronavirus.

Con base en esto, el Gobierno de la Ciudad de México, la zona más afectada en el país, cerró un “convenio de cooperación” con Cuba vigente hasta el mes de agosto mediante el cual 585 médicos de la Isla se integraron a los hospitales de CDMX.

Mientras que el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) de México pagó 135 millones de pesos (unos 6,1 millones de dólares) al régimen de Cuba para este convenio, las autoridades capitalinas se encargaron del hospedaje, la alimentación y el traslado de los especialistas cubanos.

En una carta enviada al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, 12 colegios profesionales de especialistas médicos denunciaron que los médicos de la Isla carecían de conocimientos necesarios y no están destinados en las zonas de atención a pacientes de la COVID-19.

“El grupo de médicos extranjeros está compuesto en su mayoría de médicos generales sin especialidad, ubicándoles en las diferentes áreas hospitalarias, o solo de apoyo en consulta”, sostuvieron.

Los colegios de médicos también reprocharon que se destinaran recursos a personal médico extranjero, cuando muchos profesionales sanitarios mexicanos han denunciado escasez en equipos de protección frente a la COVID-19.

“Es también motivo de indignación que se destinen recursos monetarios, de por sí limitados, erogando honorarios a personal extranjero de manera injusta, pagándoles un sueldo mayor al que percibe un médico especialista mexicano”, aseguraron.