Régimen cubano envía 115 sanitarios a Azerbaiyán para trabajar contra la pandemia de COVID-19

El régimen de Cuba envió este domingo una brigada de 115 médicos y enfermeros a Azerbaiyán para trabajar en el combate a la pandemia de la COVID-19 en ese país centroasiático
 

Reproduce este artículo

El régimen de Cuba envió este domingo una brigada de 115 médicos y enfermeros a Azerbaiyán para trabajar en el combate a la pandemia de la COVID-19 en ese país centroasiático, donde por primera vez profesionales de la salud cubanos prestarán servicio.

Se trata de la brigada 42 del contingente internacional "Henry Reeve" que viaja al exterior desde marzo pasado para luchar contra la COVID-19 y Azerbaiyán es el país número 35 que recibe a sanitarios de Cuba para asistir esta emergencia, según indicaron medios estatales.

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, escribió en su cuenta de Twitter que la brigada Henry Reeve "compartirá la experiencia de Cuba contra la pandemia y reforzará la cooperación que demandan estos tiempos".

Cuba ha enviado brigadas de sanitarios a países de África, Europa y Latinoamérica para ayudar a combatir la emergencia sanitaria impuesta por la pandemia del nuevo coronavirus SARS-CoV-2. El gobierno cubano gana a cambio grandes sumas de dinero, pues se queda con más del 70 % de los salarios de cada profesional.


El primer grupo de médicos y enfermeros cubanos que prestó asistencia a otro país tras la aparición de la COVID-19 permaneció durante más de dos meses en la región italiana de Lombardía, la más castigada por la pandemia en el país europeo.

Desde entonces han viajado 3.440 sanitarios en 38 brigadas médicas a más de 30 países de América Latina, el Caribe, África, Europa y Oriente Medio, gracias a una fuerte campaña publicitaria del régimen, para luchar contra la pandemia.

En Azerbaiyán se han registrado más de 23.500 casos positivos del coronavirus SARS-CoV-2 causante de la COVID-19 y han fallecido 298 personas a causa de esa enfermedad.

El contingente Henry Reeve -especializado en situaciones de desastres- fue creado por el fallecido exdictador cubano Fidel Castro en 2005 para auxiliar al estado de Nueva Orleans (EE.UU.) tras el devastador paso del huracán Katrina, pero Washington declinó la ayuda.

Hace unos cinco años, integrantes de ese colectivo ayudaron a controlar la epidemia de ébola en África y su labor fue reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con un premio en 2017.

En la actualidad existe una campaña internacional promovida por el régimen que respalda la nominación de las brigadas del contingente cubano para recibir el próximo Premio Nobel de la Paz.

Sin embargo, las Relatorías Especiales de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre formas contemporáneas de esclavitud y trata de personas, en un informe de noviembre pasado, advierten que las misiones médicas de Cuba equivaldrían a un “trabajo forzado”.

“Quisiéramos expresar nuestra preocupación por las condiciones de trabajo y de vida que estarían afectando a los médicos cubanos enviados al exterior para prestar sus servicios. Muchos estarían expuestos a condiciones de trabajo y de vida explotadoras, pagos salariales inadecuados”, ha dicho la ONU. Además, muchos de estos profesionales están sometidos a presiones y a seguimiento por parte del régimen cubano, añade.

 

(Con información de EFE)