“Era uno de los jefes”: identifican a médico militar que escapó de brigada cubana en Andorra
El sanitario cubano que se fugó de la brigada enviada por el régimen a Andorra, ha sido identificado como el capitán Dariel Romero, importante médico militar que abandonó la “misión” junto con una enfermera y estarían buscando asilo en España
Dariel Romero, al centro, en un aeropuerto cuando viajaron hacia Andorra
 

El sanitario cubano que se fugó de la brigada enviada por el régimen a Andorra, ha sido identificado como el capitán Dariel Romero, importante médico militar que abandonó la “misión” junto con una enfermera y estarían buscando asilo en España.

El gobierno del principado europeo confirmó el escape de dos miembros del contingente "Henry Reeve" que trabajaban en la lucha contra la COVID-19, informó Andorra Difusió.

Los cubanos trabajaban con contagiados de coronavirus en el Hospital Nostra Senyora de Meritxell y el centro socio–sanitario El Cedre, ambos ubicados en Andorra la Vieja; capital del Principado.

Las autoridades locales negaron responsabilidad en el asunto. Según el medio citado, “la hipótesis más extendida es que los dos disidentes se han ido a España, donde probablemente pedirán asilo político”.

El sábado se detectó que faltaban dos miembros de los que todavía se encontraban en Andorra para la delegación cubana: un anestesiólogo y una enfermera. Cuando se supo que ambos no habían regresado al hotel, se dispararon alarmas, aunque desde la delegación cubana “el tema fue llevado con la máxima discreción”, asegura Andorra Difusió.

El médico militar sería uno de los “hombres fuertes” de la misión, y ha sido señalado por Diari d'Andorra como el “Dr. Anestesiólogo y Militar, Dariel Romero”, quien escapó con una enfermera que sería su pareja.

“El médico de La Habana fue quien tuvo la bandera en las fotos del acto de despedida del grupo antes de salir de Cuba (…) es considerado uno de los jefes de la misión que se ha trasladado al principado, supervisada por el cónsul general de Cuba en Barcelona, Alain González”, quien está ahora en Andorra como resultado del escape de los dos profesionales, informó el periódico más importante del país.

El jefe de gobierno, Xavier Espot, ha declarado que lo que ha sucedido con los cubanos "es una anécdota". En una entrevista con RTVA dijo que el ejecutivo desconoce si han salido del país o no, y si han ido a España a buscar asilo político, pero en cualquier caso "no debería implicar conflicto diplomático por parte del gobierno porque no tiene compromiso".

Espot ha señalado que traer a la delegación cubana fue una decisión de "salud no política" y que los profesionales habían acudido al Principado a trabajar y "no serán perseguidos" ni han cometido ningún delito en ese país. El régimen castrista no se ha pronunciado hasta el momento.


Según la página web Cuba Defensa, del Ministerio de las Fuerzas Armadas, el capitán Dariel Romero es especialista en Anestesiología, y se desempeñaba en la isla como Jefe de Servicio de Urgencias y Emergencias del Hospital Militar Central Doctor “Carlos J. Finlay”.

El texto de Cuba Defensa, sobre médicos militares cubanos que trabajan en Andorra, aseguró que el el capitán Romero ambicionaba "el encuentro con su familia y compañeros de labor y anhela regresar a las dinámicas del lugar donde desarrolla su ejercicio profesional".

Las "misiones médicas" se han convertido en un frente de batalla entre Cuba y Estados Unidos, que insta a los países que solicitan ayuda a La Habana a que examinen los acuerdos con su Gobierno, que retiene la mayor parte del salario del personal sanitario mientras los expone a "condiciones laborales atroces".

Esta renta de profesionales a gobiernos extranjeros aporta a Cuba más de$ 10 mil millones, según los últimos datos oficiales disponibles. Cerca de 50 mil médicos cubanos colaboran en más de 60 países.

Cuba, por su parte, tacha de "mentiras" y "campaña inmoral" esas acusaciones y ha pedido dejar a un lado "la mezquindad y la hostilidad" en medio de la pandemia, aunque continúa ofreciendo los servicios y enviando grupos de sanitarios en un lucrativo negocio para el régimen que se queda entre el 70 y 90% del salario.

A inicios de junio, una doctora cubana, oriunda de Mayarí en Holguín se habría fugado de la “misión médica” que el régimen envió a México para combatir la COVID-19, según informó Diario de Cuba.

Según ese mismo reporte, la doctora de Mayarí, se suma a un total de 15 personas, que igualmente pertenecían a dicha “brigada” y que han huido hacia paradero desconocido.