Piden ayuda para bebé cubano con enfermedad en piel y sin medicinas
Cada vez son más recurrentes los reclamos de solidaridad ante padecimientos de todo tipo en Cuba, pues los medicamentos necesarios no se encuentran en los hospitales y las farmacias estatales
Bebé enfermo en Cuba con impétigos
 

Reproduce este artículo

La falta de medicamentos es otra fea cara de la crisis en Cuba, y los afectados se han visto obligados a pedir ayuda en las redes sociales.

Cada vez son más recurrentes los reclamos de solidaridad ante padecimientos de todo tipo, pues los medicamentos necesarios no se encuentran en los hospitales y las farmacias estatales.

El es prisionero político cubano José Batista Falcón escribió en su perfil de Facebook: “A mis amigos todos les pido ayuda para esté pequeño. Necesitamos Gentamicina en crema y Cefalexina en suspensión [oral], por favor ayuda, contáctenme acá”.

Batista pide apoyo para una familia de Aguada de pasajeros, en la provincia de Cienfuegos, que tiene un bebé muy afectado de la piel. Quien esté en condiciones de hacerle llegar los medicamentos, puede llamar a Marrero al teléfono +5358074749.

Según Batista Falcón, el pediatra les dice a los familiares del bebé que es impétigo lo que tiene y está de ingreso, pero en el hospital no hay medicamentos.

Los antibióticos, y precisamente en ungüentos, están en falta en Cuba. ADN Cuba reportó sobre brotes de forúnculos ocasionados por estafilococos, al menos en tres municipios del occidente del país.

Desde el municipio especial Isla de la juventud, vía telefónica, Roberto Silva Savon pide auxilio a su hermano Juan Carlos, que vive en La Habana, para que lo ayude con medicamentos que no encuentra.

Múltiples enfermedades lo aquejan: diabetes, artritis, hipertensión. El estado del hombre de 73 años, jubilado del Ministerio de Educación, se agravado en las últimas semanas por una invasión en su cuerpo de “nacidos ciegos”, como se le dice a una infección de Staphylococcus que produce una cápsula de sangre endurecida en forma de semilla, acompañada de dolor y pus.

“Me han salido más de diez y no hay antibióticos para combatirlos. Tengo que dormir sentado, pues no hay forma que me acueste y no me duelan”, dice.

El caso de Roberto no es uno aislado. Un brote de forúnculos está impactando en este momento muchos sitios de Isla de la juventud, sin que los enfermos tengan medicinas para enfrentarlo.

Maricela Correa, esposa de Roberto Silva, también tiene uno en la misma pierna donde hace poco tuvo una linfangitis, apenas puede caminar.

“Con este grano maldito ahora ando renga”, dice Maricela, que también debe operarse de la vesícula cuando termine la pandemia.

Lo cierto que el padecimiento lo tienen otras familias de la Isla. Varios casos de esta afección se notificaron también en Mal país, comunidad rural perteneciente a La Fe.

Allí Francisco Camejo y su esposa Natalia, también tienen nacidos ciegos.

“Me he contado 14 en todo el cuerpo”, dice Francisco, “y  lo peor es que no hay medicinas. En el consultorio la doctora nos indicó bañarnos con hojas de guayaba, que calman la picazón, pero no quitan el dolor, ni sacan la semilla”.

Según él, las llamadas “semillas” tienen que expulsarlas exprimiendo con fuerza la piel. Algunos forúnculos no están “maduros” y duele peor, pero asegura que es preferible gritar y salir de una vez por todas de la lesión, que “vivir permanentemente con el dolor”.

La doctora Nilsa Bueno, del Policlínico de Jaimanitas, consultada sobre la enfermedad, explica que el llamado “nacido ciego” es producido por un estafilococo grado tres y el tratamiento correcto es con antibióticos, sobre todo ungüentos (pomadas) cutáneos, que en este momento están en falta en las farmacias estatales.

En Jaimanitas también se han reportado casos, el más notorio el de Alfredo Parra, vecino de Tercera y 230, que lleva cuatro meses luchando con la infección sin encontrar remedio apropiado.