Pesquisas a turistas en Varadero no son eficaces, reconocen autoridades en medio de rebrotes de coronavirus en Cuba
Autoridades sanitarias de Varadero cuestionan la eficacia de pesquisajes a turistas nacionales y trabajadores durante su estadía en el polo turístico
Guardia de Seguridad camina por una playa de Varadero. Foto: REUTERS / Alexandre Meneghini
 

La directora provincial de Salud en Matanzas, Ailuj Casanova Barreto, indicó que ante el aumento de casos de coronavirus en la isla, “urge intensificar las pesquisas activas a turistas nacionales y trabajadores del polo turístico de Varadero”.

La funcionaria del régimen, según un reporte emitido por el diario oficialista Girón, subrayó además, que ante los recientes rebrotes de la enfermedad ocurridos en la capital del país y la provincia de Artemisa, “se activa la necesidad de reforzar las medidas higiénico-sanitarias y de bioseguridad en Varadero”, debido a la presencia de un número significativo de huéspedes provenientes de esos territorios.

Casanova Barreto, refirió que “resulta esencial un pesquisaje eficiente que evalúe diariamente y con el rigor necesario a todas las personas que se encuentran en los hoteles”. Reconoció que “en muchas ocasiones solo se realiza en el momento de entrada a la instalación y durante la estadía se pierde la eficiencia del proceso”.

En el reporte publicado por Girón se asegura que “las instalaciones disponibles para el disfrute de quienes visiten la península de Hicacos cuentan con todos los protocolos imprescindibles para evitar el contagio de la enfermedad”, a la vez que alerta solo la posible presencia de “muchos casos asintomáticos, por lo que cualquiera puede quedar expuesto al virus”.

El presidente del Consejo de Defensa Provincial en Matanzas, Liván Izquierdo Alonso, señaló que en la provincia “se trazan estrategias para regular la entrada y movimiento de personas de otros territorios, y existen mecanismos de control para evaluar a los visitantes”.

Matanzas transita por la tercera fase de recuperación pos-COVID-19, mientras que en los cercanos territorios de La Habana y Artemisa, quedó frenada la descalada y se implementan nuevas medidas restrictivas para intentar contener la propagación del virus.

Izquierdo Alonso dijo que se continuará el monitoreo a playas -algo que de lo que no dan cuenta los cientos de bañistas que por estos días acuden a Varadero-; bares y centros recreativos y acotó que “los lugares que no cumplan con las medidas higiénico-sanitarias serán cerrados para evitar un rebrote de la enfermedad en el territorio”.  

Al cierre del día de ayer, 8 de agosto, el Ministerio de Salud Pública de Cuba confirmó 65 casos nuevos, con un acumulado de 2 mil 953 en el país. Se encuentran ingresados en hospitales para vigilancia clínica epidemiológica 838 pacientes y otras 11 mil 064 se vigilan en la atención primaria de salud.

Se reportaron nuevos contagios procedentes de las provincias de La Habana, Artemisa, Pinar del Río, Mayabeque, Villa Clara, Sancti Spíritus, Camagüey, Las Tunas, Holguín, Santiago de Cuba, Guantánamo y particularmente de Matanzas, una ciudadana de 60 años, residente en el municipio Colón (contacto con fuente de infección en el extranjero) y se mantienen en vigilancia seis contactos de esta localidad.

Esto da la dimensión de que el coronavirus se ha vuelto a propagar por la isla. Actualmente permanecen en estado grave siete pacientes enfermos con la COVID-19.