Vicepresidenta del Parlamento Europeo expresa preocupación por Otero

Luis Manuel Otero Alcántara se encuentra actualmente ingresado en la sala "Rubén Batista" del "Calixto García", a donde fue conducido el domingo 2 de mayo tras ser sacado de su casa, donde realizaba su huelga de hambre y sed.
Dita-Charanzová
 

Reproduce este artículo

La vicepresidenta del Parlamento Europeo, Dita Charanzová, expresó este 3 de mayo su preocupación por la salud del artista cubano Luis Manuel Otero Alcántara, ingresado desde el domingo en un hospital de La Habana.

“Muy preocupada por el bienestar y salud de LMOA, líder del Movimiento San Isidro. Lleva más de una semana en huelga de hambre y sed debido al acoso y represión del régimen. Está actualmente aislado e incomunicado, seguimos sin conocer su estado real”, declaro la parlamentaria.

Luis Manuel Otero Alcántara se encuentra actualmente ingresado en la sala "Rubén Batista" del "Calixto García", a donde fue conducido el domingo 2 de mayo tras ser sacado de su casa, donde realizaba su huelga de hambre y sed.

Ese día, la prensa oficial divulgó imágenes de su ingreso –que no han sido revisadas por peritos independientes– y supuestos resultados de análisis médicos practicados al paciente, en franca violación a los principios éticos médicos.

“Al examen físico no se constatan signos de desnutrición”, dice la nota oficial, que agrega que “evoluciona de manera estable”.

La información contrasta con lo que dijeron familiares y un alto cargo de la Iglesia Católica a quienes le permitieron pasar a verlo durante esta semana. Según estas fuentes, Otero Alcántara comenzaba a sentir los estragos de la huelga de hambre y sed; tenía la boca cuarteada, la garganta reseca y había decidido quedarse postrado para no perder fuerzas.

La huelga de hambre y sed del artista fue el detonante de protestas en varias ciudades de Occidente. EE. UU., la Unión Europea, y organizaciones defensoras de derechos humanos exigieron a La Habana que cesara el hostigamiento contra Otero Alcántara y atendiera sus reclamos.

El artista pide el fin del cerco policial que rodea su casa y una indemnización moral y material por el robo de sus obras de arte, el 14 de abril, perpetrado por agentes de la policía como acto de amedrentamiento y provocación.

Con esta última se cuentan tres allanamientos en la vivienda del opositor en apenas semanas. La penúltima provocó una histórica manifestación frente al ministerio de cultura en La Habana.

No se sabe exactamente cuál es su estado de salud luego de ser internado. Organizaciones opositoras y medios independientes permanecen a la expectativa, pues no sería la primera vez que un huelguista cubano muere mientras permanecía en instituciones de salud cubanas.

Orlando Zapata, el disidente cubano que murió tras 86 días en huelga de hambre en 2010, también recibió un tratamiento intravenoso similar en el hospital de Camagüey. A pesar de esto, no pudo evitar la muerte. Organizaciones opositoras todavía dudan de que la atención médica haya sido la correcta.

Zapata fue el primer preso muerto durante una huelga de hambre desde la muerte en 1972 de Pedro Luis Boitel, por lo que el hecho alcanzó gran repercusión. ​Su nombre alcanzó gran relevancia y fue incluido en la lista de mártires de la disidencia cubana, ​e incluso la Comisión Europea condenó el suceso, pidiendo al gobierno cubano una mejora en la situación de los derechos humanos.