Otto Reich: nada ha cambiado, en Cuba hay una dictadura totalitaria

El veterano diplomático norteamericano Otto Reich señaló que luego del 8vo Congreso del Partido Comunista de Cuba, la isla sigue gobernada por una “dictadura totalitaria”
Díaz-Canel aupado por Raúl Castro, y Otto Reich. Fotomontaje: ADN Cuba
 

Reproduce este artículo

El veterano diplomático norteamericano Otto Reich señaló que luego del 8vo Congreso del Partido Comunista de Cuba, la isla sigue gobernada por una “dictadura totalitaria”.

En declaraciones ofrecidas a The Dialogue, criticó la cobertura dada por la prensa extranjera acreditada en la isla, que pretende vender un “cambio” importante en el régimen, debido a la cesión de Raúl Castro de la jefatura del Partido, en favor de su protegido Miguel Díaz-Canel.

“Eso es también lo que dijeron hace tres años, cuando Miguel Díaz-Canel sustituyó a Raúl Castro como 'presidente'. Nada cambió en Cuba en los tres años intermedios, excepto que la represión política y el estancamiento económico aumentaron, y la escasez de alimentos y de todas las demás necesidades humanas básicas se intensificó”, reflexionó Reich.

“El pasado fin de semana, los medios de comunicación mundiales repitieron esos titulares. Sus recuerdos son cortos. Cuba sigue siendo una dictadura totalitaria que asfixia por la fuerza la disidencia y la iniciativa individual en nombre del 'socialismo'”, opinó.

Otto Reich es un diplomático estadounidense, que se desempeñó como embajador en Venezuela durante las administraciones de Ronald Reagan y George Bush. También fue subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, y enviado especial para las iniciativas del hemisferio occidental en el Consejo de Seguridad Nacional, durante la administración de George W. Bush.

Lea también

Otros políticos de Estados Unidos se han referido por estos días al supuesto “cambio” en el régimen. El congresista estadounidense Mario Díaz-Balart consideró que la renuncia de Raúl Castro a la dirigencia del Partido es “insignificante” y no determina la ocurrencia del cambio político que el país necesita para su democratización.

Para Díaz-Balart, congresista republicano por la Florida, el anuncio carece de la importancia que le han concedido grandes medios de comunicación y analistas. 

“Que otro Castro renuncie a un título es insignificante. Cuando los presos políticos sean liberados, los partidos políticos, sindicatos y los medios independientes estén legalizados, y se programen elecciones libres, justas y multipartidistas, entonces tendremos un cambio real”, escribió el político, de origen cubano, en su perfil de Twitter.

No obstante, el senador cubanoamericano Marco Rubio aseguró que el cambio ya está en marcha, y llegará tarde o temprano, a pesar del castrismo.

“La renuncia de Raúl Castro como líder del Partido Comunista en Cuba no es un cambio real, pero el cambio real ya está en marcha”, aseguró el representante por la Florida.