Otros 68 cubanos mueren por COVID-19, la cifra más alta desde el inicio de la pandemia

La Habana, con 1 394 nuevos positivos, fue el territorio con mayor número de casos en la jornada de viernes. Le siguieron Matanzas, Santiago de Cuba, Guantánamo y Ciego de Ávila, con 1 358, 714, 632 y 497, respectivamente
Otros 68 cubanos mueren por COVID-19
 

Reproduce este artículo

Otros 68 cubanos murieron como consecuencia de la COVID-19, la cifra más alta de decesos reportada en un período de 24 horas desde el inicio de la pandemia en la isla, en marzo de 2020.

Según informaron este sábado las autoridades sanitarias de Cuba, cuyos datos de la propagación de la enfermedad viral han sido puestos en entredicho en varias ocasiones, sobre todo en lo que a muertes se refiere, en la última jornada se diagnosticaron además 7 732 nuevos casos de coronavirus.

Los elevados indicadores demuestran que la pandemia no cede en la isla pese a las medidas restrictivas y la intervención sanitaria en poblaciones y territorios de riesgo con dos candidatos vacunales de factura nacional.

Confirman además el peor rebrote del SARS-CoV-2 en el país caribeño, donde los casos acumulados al cierre del viernes ascienden a 324 115, mientras que los fallecidos suman 2 271.

En su habitual conferencia matutina, el director nacional de Higiene y Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, Francisco Durán, informó que la mayoría de los fallecidos fueron contactos de casos confirmados con anterioridad y que muchos decesos estuvieron asociados a comorbilidades que complican la evolución clínica ante el contagio de la enfermedad viral, aunque éstas no son indispensables para desarrollar cuadros de gravedad.

De acuerdo con las cifras del Ministerio de Salud Pública (Minsap), 62 267 personas permanecen ingresadas en Cuba con motivo de la COVID-19. De ellas, 39 521 son casos confirmados y activos, mientras que 19 264 son sospechosas de un eventual contagio.

Durán precisó en la conferencia que 44 de los nuevos casos fueron importados, es decir, tuvieron su fuente de infección en el extranjero, mientras que el resto fueron contagios derivados de eventos de transmisión autóctona.

De los casos autóctonos, 7 690 fueron contactos de casos confirmados con anterioridad y en 71 no se había podido establecer la fuente de infección al cierre de la información oficial.

La Habana, con 1 394 nuevos positivos, fue el territorio con mayor número de casos en la jornada de viernes. Le siguieron Matanzas, Santiago de Cuba, Guantánamo y Ciego de Ávila, con 1 358, 714, 632 y 497, respectivamente.

En los servicios de cuidados intensivos permanecen ingresadas 311 personas, de las cuales 131 son reportadas en estado crítico y 180 como graves.

Durán volvió a remarcar la importancia de cuidar a los menores de 20 años, grupo etario en el que se sigue incrementando el número de casos de COVID como parte del actual rebrote.

Este viernes fueron diagnosticados 1 452 pacientes en edades pediátricas (menos de 18 años), entre ellos 84 lactantes y 30 pacientes con menos de seis meses de vida.

El peor rebrote

Junio y julio de 2021 han sido los meses más críticos de la pandemia en Cuba, con provincias graves como Matanzas, La Habana, Ciego de Ávila y Guantánamo.

Este 21 de julio la isla superó los 300 000 casos de coronavirus desde la llegada de la enfermedad, en marzo de 2020.

En las zonas de riesgo, incluida La Habana, se realiza un estudio de intervención sanitaria con los candidatos vacunales Abdala y Soberana 02, los más avanzados según el gobierno.

La primera de ellas, que mostró una eficacia del 92,2 por ciento en los ensayos clínicos, ya tiene la autorización de uso de emergencia desde el pasado 9 de julio por el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (Cecmed).

Soberana 02 espera aún por esa autorización tras mostrar una eficacia de 91,2 por ciento con un esquema de dos dosis de esa fórmula y un extra del suplemento Soberana Plus, otro de los compuestos que investigan científicos de la isla.

Más de tres millones de cubanos de los 11,2 millones que viven en la isla han recibido al menos una dosis de esas fórmulas como parte de los ensayos clínicos y estudios de intervención desarrollados en paralelo al sanitario.

A su vez, el proyecto comunicativo independiente Inventario, adscrito al periodismo de datos, lleva semanas denunciando inconsistencia en los datos difundidos por el régimen de La Habana.

El 19 de julio, este sitio especializado señaló en Twitter que el Minsap había comenzado a ocultar los datos de los fallecidos de COVID-19. “Seguimos alertando sobre la poca confiabilidad de todo lo que publica una autoridad que necesita ocultar información sobre la pandemia”, escribió en ese entonces.