Operativo en tienda estatal por "desviar" 67 cajas de cervezas al mercado negro
En otro capítulo de la serie glorificadora de la policía del régimen como azote de rufianes de poca monta, e incluso de gente que en cualquier país normal estuviera desarrollando la economía, la Televisión Cubana publicó un reporte sobre un operativo contra “una red” que se ocupaba del “desvío de cerveza” en una tienda estatal
Trabajadores de Caracol S.A. en Las Tunas transportando cerveza cristal
 

Reproduce este artículo

En otro capítulo de la serie glorificadora de la policía del régimen como azote de rufianes de poca monta, e incluso de gente que en cualquier país normal estuviera desarrollando la economía, la Televisión Cubana publicó un reporte sobre un operativo contra “una red” que se ocupaba del “desvío de cerveza” en una tienda estatal.

Cada noche, día los noticieros de la isla pone uno o dos ejemplos del policíaco de bajo presupuesto en que se ha convertido el sistema propaganda televisiva.

Esta vez, desde Las Tunas llegó la advertencia de cómo al brazo largo de la ley en Cuba no se le escapa nada… Nada de lo que quieren y cuando quieren, porque muchos de estos procesos son injustos, o se producen ahora a conveniencia contra fenómenos viejos, para que el pueblo no levante ni la voz.

El reporte oficialista cuenta que clientes de la tienda Las Antillas, perteneciente a la cadena estatal Caracol S.A. en la ciudad de Las Tunas, denunciaron que en ese establecimiento había cajas de cervezas, y ellos querían y no lo sacaban a la venta.

Directivos de la empresa habrían inspeccionado y detectaron “que en el interior, en el almacén, había 62 cajas de cerveza Cristal desde el día anterior y no se exponían a la venta a la población, por lo que decidimos realizar una inspección y detectamos otras irregularidades dentro de la tienda”.

Al final, el chequeo arrojó que no existían físicamente 226 cajas de cerveza Cristal, ni tampoco el dinero correspondiente a esa venta. No jugaba la lista con el billete, como se dice popularmente.

Los responsables de Las Antillas argumentaron que “que las cervezas llegarían más tarde, porque el transporte con que contaban es muy pequeño para todo al mismo tiempo”.

Pero los “sagaces” funcionarios siguieron investigando, según el relato oficialista, y “y detectaron que toda la mercancía que estaba en la factura de la tienda, había salido desde por la mañana del almacén, pero no estaba en su destino final” en Las Antillas.

Tocó acudir a la policía, prosigue el novelón progubernamental que esconde las complejidades y principales responsables del mercado negro, quienes están mucho más arriba de la cadena económica y política de Cuba. Pero a esos no los tocan ni el periodismo de propaganda, ni los órganos represivos.

El equipo liderado por el mayor Noel Ortega González, presentado como oficial del Departamento Técnico de Investigaciones del Ministerio del Interior (área económica), le hizo “seguimiento al producto, hasta el almacén central”, y allí estas lumbreras comprobaron que “existía faltante físico del producto”, por lo que ya había sido enviado a la tienda y se esfumó por el camino.

Entonces, los Sherlock Holmes criollos iniciaron “acciones operativas, y acciones de instrucción”, determinado “el posible destino de los productos procediendo con ello al registro domiciliario en tres puntos diferentes donde se pudo lograr recuperar 67 cajas de cerveza cristal, mercancía que nunca llegó a la tienda recaudadora, para ser expendida a la población”.

Según el reporte, “los responsables reconocieron que habían desviado el producto a viviendas particulares y cobraban una comisión por encima, por lo que procedieron a entregar la suma de 75 900 pesos y 2 388 CUC, que aún no compensan todo el faltante”.

Los implicados en el hecho “se encuentran bajo proceso judicial”, pero desde ya y antes del veredicto, según un funcionario “lo establecido es aplicarle la máxima [medida] que es separación del sector del turismo, porque es una conducta incompatible con los trabajadores”.

El periodista estatal aseguró que “el trabajo investigativo avanza y se han podido detectar otros faltantes de agua, refrescos y cervezas”, por lo que pronto regresaría con nuevos capítulos de "gloria" sobre la policía cubana.